Marie Claire

Mujeres que se hicieron pasar por hombres en la historia

Cuestión de supervivencia o elección personal, estas mujeres se negaron a aceptar los roles de género establecidos en la sociedad. Recordamos a algunas de ellas.

Una mirada que infunde seguridad, un sombrero de copa negro, una pajarita y un esmoquin a juego completan el retrato perfecto de Marlène Dietrich en la mítica película Marruecos (1930). Como ella, decenas de artistas se disfrazaron, jugando con los códigos masculinos y femeninos, borrando por completo y para bien las fronteras del género. La moda es el ejemplo más claro de este proceso. El traje se ha inmiscuido con los años en el vestidor de la mujer, al igual que los pantalones, símbolo de liberación y emancipación femenina absoluta Pero ¿qué fue de las mujeres que decidieron adoptar una identidad masculina por necesidad o sencillamente por su naturaleza profunda en épocas tan limitadas para nosotras? Aunque miles de ellas seguramente vivieran en silencio este desacuerdo natural entre cuerpo y mente, generador de una grave crisis de identidad, algunas optaron por enfrentar las críticas y vivir pese a los prejuicios, arriesgando su vida. Estas mujeres no eligieron ser hombres, lo fueron desde siempre. Y su caso se distingue claramente de las que lo hicieron por elección.
Otras mujeres tomaron la decisión de disfrazarse ocasionalmente o adoptar una identidad masculina por conveniencia o principios. Se alistaron, participaron en guerras por razones diversas como el amor apasionado por un hombre que tenía que luchar en el frente, pasaron pruebas médicas con dificultad, intentando ocultar de todas las maneras posibles un cuerpo que aún era el blanco de prohibiciones. Porque lo que motivó más que nada a alguna de estas mujeres fue la injusticia. La injusticia de no poder acceder a los lugares cerrados al sexo considerado débil, como la universidad. Espacios de aprendizaje pero también de ocio que no parecían predispuestos, según la opinión mayoritaria de la época, a señoritas. Forzaron, afrontaron, se rebelaron. Y fue gracias a su valentía que otras mujeres pudieron a su vez luchar por sus derechos.
En la actualidad, pese a que algunos prejuicios sigan contaminando la sociedad, las mujeres no se enfrentan a tantos obstáculos y pueden (no en todos los países, lamentablemente) ser libres de comportarse y de ser quienes son. Pero precisamente por ello, conviene recordar a algunas de las que tuvieron o eligieron hacerse pasar por hombre, hasta su muerte.
tracking