Vídeo de la semana

Los bloqueos mentales que pueden arruinar tu vida sexual

¿Algo te impide disfrutar al 100% del sexo? Echa un vistazo a los bloqueos y preocupaciones más comunes entre las sábanas y aprende a superarlos.

bloqueos
Pexels

¿Sientes que no disfrutas de tus relaciones sexuales tanto como deberías? ¿Te preocupas cuando estás en la cama con tu pareja? ¿Piensas demasiado en cómo te comportas cuando tienes sexo? Si has respondido que sí a alguna pregunta, es más que probable que tengas lo que los expertos denominan un ‘bloqueo mental’ que te impida disfrutar con total libertad de tus relaciones. Ya sabes, esas vocecillas internas que te hacen replantearte las cosas o esos pensamientos intrusivos que te hacen pensar demasiado o actuar de una determinada manera…

Todos los tenemos en algún momento (sobre todo al principio de una relación) pero es importante saber superarlos y mantenerlos a raya para que no arruinen tu vida sexual… ¿Cuáles son los más comunes? Así puedes identificarlos y, si los vives en carne propia, aprender a superarlos.

Inseguridad: Es la gran enemiga de tu vida sexual y se puede referir a muchos ámbitos distintos: puede que te sientas insegura sobre tu cuerpo, sobre los sentimientos de la otra persona, sobre tus habilidades en la cama… Para evitarla, es fundamental que trabajes tu autoestima. La visión que cada uno tiene acerca de sí mismo juega un papel determinante en las relaciones: si aprendes a apreciarte y a valorarte tal y como eres, esto se verá reflejado positivamente en tus relaciones sexuales. Hazte valer y quiérete, es el primer paso para disfrutar de ti y de los demás.

Miedo al rechazo: ¿Cuántas veces no has pedido o hecho algo en la cama por miedo al rechazo? No te quedes con las ganas de preguntar, tienes mucho más que ganar que perder. Los expertos recomiendan no tomarse una respuesta negativa como algo personal, más bien esto significa que la otra persona está poniendo unos límites que ella misma necesita, independientemente de quién le pregunte.

pareja
Pexels

Miedo a ser juzgada: En línea con la anterior… es probable que en el sexo, tengas miedo a sentirte juzgada por tus deseos, que pueden ser muy distintos a los de tu pareja. La solución pasa por tratar el tema con total naturalidad: haz una lista de tus gustos en materia sexual para tenerlos claros y luego buscar el mejor modo de explicárselos a tu pareja, escuchando también los suyos.

No sabes lo que quieres: Si no te conoces bien o no tienes demasiada experiencia es posible que aún no sepas qué es lo que te gusta sexualmente. ¡Y es completamente normal! Para estos casos los expertos suelen recomendar algo de literatura erótica (de calidad), hablar de sexo con amigos o probar con algún juguete sexual en la intimidad. Explora sin límites, el sexo es un continuo aprendizaje.

Haces lo que piensas que debes hacer: Deja de intentar ‘cumplir’ con los patrones marcados tradicionalmente en el sexo o de preocuparte por lo que la otra persona pensará de ti. Déjate llevar y céntrate en hacer sólo aquello que se sienta bien, sin darle vueltas a nada más. Y quédate con este mantra: en la cama, no tienes que demostrarle nada a nadie, ¡sólo liberarte y disfrutar!

Continúa leyendo