¿Qué tipo de arcilla necesito?

Roja, amarilla, rosa... Son numerosos los colores de esta roca que constituye uno de los secretos de belleza ancestrales más valiosos. Descubre cuál es la tuya.

Arcillas

Remedio de belleza natural desde hace siglos, la arcilla cuenta con numerosos poderes hidratantes y purificantes que lo siguen alzando como producto básico de nuestra rutina de belleza al igual que el oro: cicatriza, absorbe, purifica, calma y descongestiona entre otros. Usada como pócima medicinal pero también de belleza, es el producto idóneo para eliminar impurezas y bacterias. Conocerás su versión más habitual, la verde, pero puede que desconozcas todos los tipos existentes.

Sea cual sea la arcilla que elijas, procura no dejarla aplicada demasiado tiempo (15 minutos máximo), realiza una mascarilla cada semana máximo y evita siempre el contorno de ojos, una zona especialmente sensible donde la piel es mucho más fina que en el resto del rostro. Las arcillas se diferencias por su color, justificado por los minerales que componen cada una de ellas:

Arcillas
Instagram: @wild_healing

 

  •  La arcilla verde

Su color se explica por los óxidos de hierro y magnesio que contiene. Es la más recomendada para las pieles grasas ya que tiene propiedades de absorción importante y es purificante. Regula el exceso de sebo propio de este tipo de pieles y consigue además tratas las lesiones.

  • La arcilla blanca

Conocida como caolín, cuenta con propiedades detox, antibacterianas y curativas. ¿Qué más pedir? Úsala para eliminar todo tipo de impurezas y potenciar la regeneración celular. Es recomendable para pieles secas ya que hidrata en profundidad. Aporta un extra de luz y es la más suave para la piel además de absorber menos que la verde debido a su débil mineralización. Resulta especialmente útil para las pieles maduras y arrugadas por el silicio que contiene.

Arcillas
Instagram: @vestabouch

 

  • La arcilla roja

Si tienes la piel muy sensible e incluso con problemas como la dermatitis, es tu arcilla. Su capacidad regeneradora y curativa te hará lucir un cutis perfecto. También antiinflamatoria por su contenido en aluminio y sobre todo en hierro (también responsables de su color), activa la circulación. Se suele encontrar en formato de polvo. Se suele utilizar como tratamiento para el cabello también.

  • La arcilla amarilla

Su alto contenido en hierro y potasio la convierten en un indispensable para curar problemas óseo, desintoxicar y activar la reparación de los tejidos. Ayuda a que se oxigene la piel (elimina las toxinas) y limpia el organismo a nivel interno, además de remineralizar. Su color se debe a su contenido de zinc y cobre. Es apta para todo tipo de pieles.

  • La arcilla rosa

Esta arcilla, menos conocida, llama la atención por su precioso color rosa obtenido a partir de la mezcla de ¾ de arcilla blanca y ¼ de arcilla roja. Es ideal para las pieles más sensibles y es especialmente recomendada para purificar y revitalizar a la vez. La arcilla violeta es muy parecida.

Algunas localidades o zonas concretas cuentan con un tipo de arcilla muy específico. Una de ellas es la arcilla Rhassoul, menos conocida que las demás, proviene de Marruecos donde es utilizada de forma muy habitual tanto para la piel como el pelo. Es una arcilla limpiadora que ayuda a eliminar las impurezas y dar brillo. Es especialmente apta para las pieles grasas o mixtas. ¡A por tu pincel!

CONTINÚA LEYENDO