La guía definitiva del masaje facial: 6 pasos para frenar el envejecimiento

¿Sabes todo lo que puede hacer por tu belleza un buen masaje facial? Aprende a usar las manos como tu mejor arma 'antiage' y aparenta hasta diez años menos...

El paso natural de los años tiene un impacto en la piel, y algunas zonas del cuerpo son más propicias que otras a tener signos visibles de envejecimiento. Es el caso del rostro. El mantenimiento de su firmeza y luminosidad no solo depende del uso de un maquillaje y de productos hidratantes adaptados, sino también de ejercicios. Los músculos de la cara requieren ejercicio para permanecer intactos y sobre todo, conseguir un aspecto mucho más saludable. Estos son precisamente los logros del masaje facial.

Además de alisar y reafirmar, te garantiza una relajación óptima. El masaje facial permite reducir significativamente el estrés. ¿Lo ideal? Realizarlo al principio o al final del día, en silencio y preferiblemente a solas. Potenciarás sus efectos y sentirás de forma inmediata sus beneficios. Existen numerosos ejercicios y técnicas para conseguir una piel perfecta. ¿Te suena la palabra Kobido? Más que un masaje, se trata de un arte tradicional japonés extremadamente complejo que garantiza un resultado espectacular en la piel. Sus etapas básicas son la limpieza, el drenaje, el estiramiento y la iluminación. Un masaje completo dura aproximadamente una hora y tiene casi los mismos resultados que un lifting. Aunque la mayoría de estas técnicas se realizan en institutos por expertos, tenlo claro tú también puedes conseguir los mejores efectos desde casa. Basado en seis etapas básicas, el masaje facial se centra en todas las partes del rostro, desde los párpados hasta el cuello. Si no pensabas que podías trabajar tus propios labios, te sorprenderá saber que existe un ejercicio para hacer trabajar el músculo orbital de los labios. Sus resultados son sorprendentes: puedes conseguir una boca visiblemente más sensual. Otro de sus beneficios no menospreciable es su milagro sobre las arrugas. Pese a que algunas sean inevitables, es posible reducirlas y alisar la piel. Recuerda: multiplicarás los efectos de tu masaje si lo combinas con productos (aquí te dejamos una selección de las mejores cremas antiarrugas).

¿Lista para probar? Te damos los 6 pasos básicos de un masaje facial acertado. Pellizcar, alisar, palmear y presionar tu piel son los cuatro gestos básicos que te ayudan a "descumplir" años. Confía en tus manos, serán tus mejores aliadas para lucir un rostro aparentemente más joven.

Continúa viendo nuestras galerías