Viktor & Rolf, los nuevos príncipes de la Alta Costura

El dúo de diseñadores holandeses vive su mejor momento a propósito del arte del que impregnan la Alta Costura que facturan y la maestría con la que han creado su nueva fragancia, 'Flowerbomb Bloom'.

El año de Viktor & Rolf: hablamos con los príncipes de la alta costura
A la izda., Rolf Snoeren (1969), y a la dcha., Viktor Horsting (1969), los diseñadores holandeses más mediáticos de las dos últimas décadas. Sus creaciones, siempre originales, no dejan a nadie indiferente. Foto: Javier Salas.

Provocadores, anárquicos, irreverentes, desmesurados, complejos, excesivos... Pero siempre rigurosos, singulares, geniales y, en definitiva, únicos. La lista de adjetivos que acompañan a los diseñadores Viktor & Rolf –también apodados como "los príncipes de la moda"– se nos antoja interminable, por ese soplo de rebeldía, humor, talento y opulencia que siempre impregna sus propuestas.

A punto de celebrar sus bodas de plata como diseñadores de moda (crearon su firma en 1993), Viktor Horsting y Rolf Snoeren viven intensamente (y muy ilusionados) un presente cargado de éxitos. Para empezar, son los protagonistas de una de las exposiciones más interesantes del universo de la moda de los últimos tiempos, Viktor & Rolf: Fashion Artists, en la National Gallery of Victoria de Melbourne (Australia), abierta al público hasta el 26 de febrero.

"Que te llame un museo de esta índole para proponerte una retrospectiva ¡no es algo que ocurra todos los días!", comentan orgullosos en Madrid, la mañana antes de recibir el Prix de la Mode 2016 de Marie Claire a los mejores diseñadores del año. Otro triunfo que suman a su particular lista de logros.

También han presentado hace unos meses su primera colección de trajes de novia y han lanzado al mercado en el mes de febrero su nueva fragancia: Flowerbomb Bloom –un nuevo capítulo de su archifamosa fragancia que promete seguir su estela de superventas–, y están a punto de desfilar en la Alta Costura de París con, a ciencia cierta, una colección y una puesta en escena que no dejarán a nadie indiferente. Nunca lo hacen, forma parte de su ADN.

Han pasado casi 25 años desde que crearais vuestra etiqueta de moda. ¿Cómo surgió la idea de unir vuestro talento?

Nos conocimos cuando teníamos 18 años mientras estudiábamos diseño en la escuela de Arnhem, en Holanda. Cuando nos licenciamos, decidimos de una forma natural hacer la prueba de cómo sería trabajar juntos ¡y hasta hoy!

¿Y pensasteis en algún momento que ibais a tener semejante éxito?

Por aquél entonces éramos muy ambiciosos y pusimos toda nuestra energía en el trabajo. Lo único que teníamos claro era que queríamos llegar a la cima, y fue una de las razones por las que empezamos a desfilar en la Alta Costura, en la década de los 90.

Vuestros desfiles suelen desmarcarse del resto de diseñadores. ¿Dónde encontráis la inspiración para estar siempre en boca de todos?

La innovación siempre ha sido muy importante para nosotros. Por eso nos gusta tanto desfilar en la Alta Costura, porque es como un laboratorio de ideas experimental donde hacemos todo lo que queremos. Cada colección es un desafío y, a nivel técnico, tiene sus reglas y exige su propio vocabulario.

El año de Viktor & Rolf: hablamos con los príncipes de la alta costura
Imagen de su último desfile de Alta Costura, Vagabonds.

¿Pero veis vuestras propuestas tan provocativas como muchos de los consumidores de tendencias?

Indudablemente es algo que no hacemos de manera premeditada, pero podemos entender que a veces la gente las vea de esa forma. Para nosotros la moda es como un autorretrato, un medio de comunicación.

El estilo Viktor & Rolf es difícil de encasillar. ¿Cómo lo describiríais?

Es algo que nos preguntan con frecuencia en las entrevistas (risas). Nosotros solemos decir que es una mezcla de barroco y minimalismo. Es muy riguroso, vaporoso, trabajamos mucho las siluetas, pero sin que tengan demasiadas distracciones. Un minimal, pero con un gusto por la opulencia.

Y ahora que hemos sentado las bases de vuestro estilo, hablemos de vuestro proceso creativo...

Trabajamos como si fuéramos una única persona. Es como si compartiéramos un mismo cerebro.

¿Y qué pasa cuando no estáis alineados?

 Nos complementamos el uno con el otro de una manera orgánica. Si no estamos de acuerdo en algo, entonces sabemos que la idea no está suficientemente madura y que tenemos que seguir dándole vueltas.

¿Qué es lo que más admiráis el uno del otro?

Nuestra amistad. Sin duda, es el motor de nuestra relación creativa.

¿Cuál es el momento más loco que habéis vivido en vuestra carrera?

Hay tantos... Pero uno de los mejores fue cuando decidimos que las modelos bailaran sobre la pasarela en vez de desfilar. ¡Fue todo muy loco y caótico! Incluso pusimos en el backstage una barra de champán.

El año de Viktor & Rolf: hablamos con los príncipes de la alta costura
Sala de la exposición 'Viktor & Rolf: Fashion Artists', en Melbourne.

Uno de vuestros momentos clave de estos últimos meses ha sido la retrospectiva de Melbourne. ¿Cómo fue reencontraros con casi 25 años de carrera?

¡Muy emocionante! Fue muy emotivo pasar allí una semana de preparativos, viendo cómo encajaba todo, atendiendo a los medios… Es una exposición preciosa y esperamos que viaje a otras ciudades del mundo.

Habéis presentado recientemente vuestra primera colección nupcial. ¿Qué aporta Viktor & Rolf a este universo tan manido?

Aunque te cueste creerlo, son trajes clásicos, pero con un twist y toque surrealista. Es verdad que en los vestidos de novia hay muchas reglas, pero puedes interpretarlas. Los nuestros son también muy barrocos y minimalistas. Por un lado, son trajes muy esculturales, pero a la vez son bastante limpios, gráficos y sencillos. 

Viktor & Rolf
Flowerbomb Bloom, el nuevo perfume de Viktor & Rolf.

También estrenáis fragancia. ¿Cómo es la nueva Flowerbomb Bloom?

Buscábamos un aroma de primavera, más fresco, ligero y vaporoso que Flowerbomb. Digamos que es como una explosión de flores frescas y, para la ocasión, hemos diseñado un frasco más alargado.

¿Para cuándo una colección de maquillaje?

¡Lo mismo nos preguntamos nosotros! Es algo que nos encantaría y se lo decimos a L'Oréal todo el tiempo (risas).

¿Cómo os veis dentro de 25 años?

No nos lo planteamos... Ahora queremos disfrutar de los éxitos del presente. Pero si te refieres a si vamos a seguir juntos, no creemos que vaya a ser así.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS