Olivia Palermo se va de boda y sus dos looks son IM-PRE-SIO-NAN-TES

Un vestido de princesa de inspiración romántica y un ‘party dress’ cargado de lentejuelas, inspírate en la ‘socialité’ neoyorquina para convertirte en la invitada perfecta

¿Quién dijo que en el mes de noviembre ya no hubiese enlaces? Por supuesto que los hay ¡y por todo lo alto! Basta con ceñirnos a este fin de semana para encontrarnos con dos de las bodas que lograron reunir a lo más granado del famoseo internacional: el enlace de Paris Hilton y Carter Reum, y el de Simon Huck y Phil Riportella. Si la primera fue la más sonada, seguida y viral, la segunda no se quedaba atrás en cuanto a rostros conocidos e influyentes, entre ellos Kendall Jenner, Khloé Kardashian, Hailey Bieber y Olivia Palermo. Precisamente fue esta última la que no dudó compartir a través de sus redes sociales los dos estilismos que luciría para la ocasión, así como la creación, paso a paso, del look de belleza con el que lograría convertirse en la perfecta invitada (con letras mayúsculas).

olivia palermo look invitada
Instagram: @oliviapalermo

La it-girl, diseñadora y empresaria neoyorquina ya nos tiene más que acostumbradas a dar en el clavo con sus elecciones de atuendo, ya sea para acudir a la Semana de la Moda, asistir a un estreno cinematográfico o para bajar a pasear a su bichón maltés Mr. Butler… es decir, ¡que no hay quién la pille en un renuncio! Prendas, complementos y joyas se estudian al milímetro para crear outfits que sientan cátedra y se convierten en toda una referencia, algo que ha vuelto a lograr en su papel de invitada. Por un lado, Olivia elegía un vestido perteneciente a la colección primavera-verano 2022 de Giambattista Valli. Se trataba de un diseño de ensueño en el que los volúmenes, los bordados y las superposiciones ostentaban todo el protagonismo. El diseño simula un vestido palabra de honor con corte a la cintura que se superpone a un cuerpo negro, ligeramente traslúcido, que cubre el escote y se sujeta mediante dos tirantes espagueti. El resto del vestido presenta flores bordadas sobre fondo crudo y se embellece con apliques joya a la altura del escote y la cintura, así como con un pequeño lazo negro a contraste. A la hora de complementarlo, apostó por un clutch de Jimmy Choo, zapatos de Giannico y joyas pertenecientes a Chopard.

olivia palermo look invitada
Instagram: @oliviapalermo

Pero este look tan delicado y romántico no fue el único con el que nos conquistó en un mismo día. Sorprendentemente, dejaba atrás su vestido de estilo princesa para hacerse con otro de lo más glamuroso y literalmente resplandeciente. Para la fiesta posterior, la socialité llegó dispuesta a conquistar la pista de baile con un vestido largo en color amarillo plagado de lentejuelas bordadas, firmado por la marca LBV. Además, incluía uno de los detalles que más luce últimamente en sus looks y que ya hemos visto en otras invitadas recientemente, como fue Vicky Martín Berrocal, hablamos de las aplicaciones de plumas. En el caso de Olivia, éstas se adherían a los puños aportando dinamismo y sofisticación, al igual que las plumas blancas que aderezaban el bolso joya de Marzook que colgaba de su brazo. Completaba su look con unos pendientes discretos y el mismo anillo de Chopard con el que la veíamos en el look anterior.

Si tienes un evento a la vista y estás buscando un recogido elegante y sencillo, anota el que la neoyorquina llevó durante la boda y que mostró, paso a paso, a través de su cuenta de Instagram. Se trataba de una trenza con lazo intercalado que, posteriormente, se recogería en forma de moño a media altura. Esta reinterpretación del clásico moño de bailarina suponía el remate perfecto para dos impresionantes looks que nos han dejado sin palabras.

Ángela F. Del Río

Ángela F. Del Río

Soy periodista porque sólo sé exhalar letras escritas. Creo que el traqueteo de la Refrey de mi madre me abocó inconscientemente al mundo de la moda, aunque siempre me ha fascinado el arte en toda su diversidad. Gallega errante por Bilbao sin ningún mapa trazado, siempre en compañía de Barry White. Como buena funambulista descendiente de personas aguerridas, cada día ‘dibujo en braille los pasos del siguiente mortal’.

Continúa leyendo