Las 10 normas básicas de protocolo para invitadas a una boda

¿Cuándo me quito la pamela? ¿Qué tipo de vestido puedo llevar? Este es el decálogo que debes tener presente para que el dress code no sea una complicación.

Protocolo para invitadas de boda
Green Wedding Shoes

Siempre que nos llega la invitación de una boda pensamos en cuál será el conjunto con el que acudiremos a ella –además de los complementos-. El “¿qué me pongo?” en este tipo de eventos se vuelve un quebradero de cabeza. La forma más sencilla es conocer cuáles son las reglas de vestimenta que debes seguir y así, directamente desechar aquellas opciones que no son del todo apropiadas.

Seguro que te ha pasado: encontrar el conjunto de tus sueños para ser la invitada perfecta a juego con una pamela, y después, caer en la cuenta de que lo mejor es no llevar tocados muy voluminosos… Precisamente por ello, lo mejor es cerrar tu abanico de posibilidades. Si es una boda de día, de noche, qué colores son los más indicados… Con este decálogo que hemos rescatado de algunos de los mejores estilistas del mundo wedding irás a tiro hecho, y lo mejor: ¡acertarás!

 1.- El tocado

Una regla básica de cualquier pamela o tocado es que su tamaño deberá ir reduciéndose a medida que avanza el día: las pamelas son mucho más adecuadas para una boda de mañana, pero para bodas de tarde o de noche mejor elegir un tocado mínimo o incluso, pequeños detalles como horquillas, broches o diademas. El protocolo además, también indica cuál es la posición correcta de nuestro tocado: al lado derecho o ligeramente inclinado hacia ese lugar, a excepción de la madrina que deberá situarlo en la parte izquierda. Recuerda: lo correcto es quitárselos para cenar, pero, si es comida, puedes dejártelos.

2.- El largo del vestido

Si la boda es de día, solo pueden ir con vestido largo la novia y la madrina. El largo más apropiado normalmente es por debajo de la rodilla: siempre puedes optar por el nuevo corte midaxy que está siendo toda una revolución. De noche, puedes llevar el vestido que más te guste, mejor si es largo. El dress code para monos y pantalones no varía. Siempre son un acierto. 

3.- El tipo de vestido

No solo importa el largo del conjunto, sino que también es esencial saber qué tipo de look irá más acorde según el tipo de boda. De día es mucho mejor optar por prendas sencillas y naturales; de noche, apuesta por paillettes o abalorios.

4.- ¿Guantes?

Guantes cortos sólo si la manga es francesa. Un detalle muy elegante es llevar un guante en la mano en que lleves el clutch.

5.- Carteras y clutchs

Arriesga y combina colores: es mejor que no tenga el mismo tono que los zapatos. Darás un toque distinto a tu conjunto y tendrás muchas más posibilidades. Eso sí, ¡cuidado con la combinación de colores!

6.- El dress code de los novios

Sin duda, si hay una máxima en todo protocolo es que si los novios deciden poner una condición de vestuario en su boda deberá ser respetada. Ellas de colores pastel, ellos con esmoquin… Por no hablar de las bodas temáticas estilo ibicenco, medieval… Lo que digan los novios, siempre debe ser lo primero.

7.- Las joyas

La norma siempre dice que no se abuse de las joyas. Pero ¿qué vamos a hacer con los esos pendientes que nos vuelven locas? Lo del menos es más en ocasiones es muy acertado con un conjunto potente, pero si quieres dar vida a tu look, sin duda apuesta por este tipo de joyas. Lo mejor es escoger qué joya llevará todo el protagonismo

8.- El color

El protocolo más complicado si hablamos de esos “colores tabú”: el blanco, por respeto a la novia, y el negro, por ser el color de luto. Sin embargo, si no eres una obsesa del procolo, es mejor que no destierres del todo estos colores: son elegancia y sutileza pura y te salvarán en más de una ocasión. Atrévete a mezclar todo tipo de colores. No es necesario combinar los colores exactos. Puedes llevar cada prenda de un color siempre y cuando la combinación sea perfecta.

9.- ¿Mantilla?

No es obligatorio que las madrinas lleven mantilla. También están guapísimas con tocados. 

10.- La altura del tacón

La regla más difícil de seguir: el tacón debe limitarse para las bodas de día y dejar los 10 – 12 centímetros para las de noche. Aunque es mejor llevar tacones cómodos que varios pares y cambiarte. Olvídate de las alpargatas y, si el cóctel es en un jardín, apuesta por cuñas o protectores de tacón para no hundirte en el césped.

CONTINÚA LEYENDO