Las razones por las que la princesa Margarita pasó de ser la mejor aliada de Diana a su 'enemiga'

"Siempre he adorado a Margo. La amo en pedazos y ha sido maravillosa conmigo desde el primer día", confesó en una ocasión Lady Di.

Al contrario de lo que muchas personas puedan pensar, Diana Spencer no procedía de una familia humilde, sino todo lo contrario. Fue la hija menor del conde Spencer, John Spencer VIII y a raíz del divorcio de sus padres tuvo que mudarse con su madre y su hermano pequeño a un apartamento del centro de Londres dejando atrás una vida acomodada y llena de lujos. Antes de convertirse en princesa, Diana fue muchas cosas, entre ellas, estudiante de cocina, asistente de guardería y niñera de una familia americana residente en Londres.

Sin embargo, su compromiso con Carlos de Gales, futuro rey de Inglaterra, cambió para siempre el rumbo de su carrera. El 29 de julio de 1981, la boda celebrada en la Catedral de San Pablo de Londres marcó un antes y un después en su vida y, a partir de ese momento, se convirtió en un personaje tan popular, que el asedio de la prensa le costó la vida. 

Cuando Lady Di se presentó al mundo cargaba una pesada mochila repleta de inseguridades y traumas infantiles. Era una chica introvertida que apenas levantaba la mirada cuando se le preguntaba. Su propuesta de estilo era como su personalidad, retraída. El divorcio de sus padres en 1968 marcó su vida para siempre. 

Princesa Margarita mala relación con Lady Di
Fuente: Getty Images

Lady Di se convirtió en un icono de moda y en "la persona viva más famosa del mundo" hasta su fallecimiento. Más de dos décadas después de su muerte, seguimos hablando y escribiendo sobre su legado. La empatía que la gente siente por Diana es extraordinaria. La comprenden, la quieren y la admiran tanto, que muchas buscan ser como fue ella. Diana fue una mujer excepcional en todos los sentidos: como miembro en la familia real británica, por sus valores y por su labor filantrópica y humanitaria.

Cuando nació el príncipe Carlos, legítimo heredero del trono británica, la princesa Margarita fue despojada de sus funciones como miembro en activo de la casa real británica. Un hecho que agravó sus inseguridades y su estilo de vida "poco convencional". 

Cuando Carlos creció y escogió a Diana como su futura esposa, toda la atención que los medios de comunicación tenían en la princesa Margarita se desplazó a la futura princesa de Gales. Para ella fue todo un alivio no estar en el punto de mira de la prensa, pero comenzó a alarmarse por cómo la prensa trataba a Diana, despiadada y sin escrúpulos. La reina invitó a los editores de los principales periódicos al Palacio de Buckingham y les exigió que le dieran un mínimo de privacidad a la esposa del príncipe de Gales.

Princesa Margarita mala relación con Lady Di
Fuente: Getty Images

Por su parte, Margarita hizo que Diana se sintiera como en casa, gracias a su ángel de la guarda. "Siempre he adorado a Margo. La amo en pedazos y ha sido maravillosa conmigo desde el primer día", confesó en una ocasión. Diana estaba pasando por lo mismo que Margarita pasó muchos años antes que ella. 

Sin embargo, todo cambió cuando Carlos y Diana empezaron a tener serios problemas con su relación. La entrevista que concedió la princesa de Gales en 1995 a la BBC fue el punto de no retorno. Margarita envió una carta a la princesa llena de furia por su supuesta traición a la corona y a su familia. 

"Margarita estaba tan molesta, que después de la entrevista tiró todas las revistas con la foto de Diana en portada", dijo el Morton en una ocasión. También se sabe que quemo todas las cartas de Diana en un intento de borrarla por completo

Cuando la princesa Diana murió en aquel trágico accidente de coche, el día en que se celebró el cortejo fúnebre, Margarita fue captada charlando con su hermana, Isabel II, sobre la reforma de los baños del Palacio de Kensington. La prueba definitiva del rencor que sentía la princesa Margarita a Lady Di

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo