Vídeo de la semana

Tatiana Radziwill, la desconocida gran amiga de la reina Sofía

Es princesa, emparentada con lo más granado del gotha europeo, y es una de las mayores confidentes de la reina emérita

La reina Sofía, Irene de Grecia, Tatiana Radziwill y su marido
Gtres

Su nombre solo sonará a los más interesados en realeza o a todos aquellos que hayan leído las biografías de doña Sofía, pero Tatiana Radziwill es mucho más que la mejor amiga de la reina emérita. Discreta hasta la exageración, lleva años acompañando a la soberana española un poco por todo el mundo, aunque donde más se la ve es en Palma de Mallorca. Desde hace décadas, siempre ha habido una habitación reservada en Marivent para ella y su marido y es que la amistad entre las dos mujeres viene de lejos.

Tatiana Radziwill
Gtres

Entre doña Sofía y su prima Tatiana solo le separa un año de edad. El 28 de agosto de 1939 nació en Ruan (Francia), hija de la Princesa Eugenia de Grecia y el Príncipe Dominik Radziwill. Con el estallido en la II Guerra Mundial, la familia se vio obligada a volver a Grecia, pensando que allí estarían más seguros. Una vez instalados en el país heleno, toda la familia real griega tuvo que exiliarse tras la invasión alemana y las dos princesas casi que empezaron a caminar juntas en el exilio, en Sudáfrica. Desde entonces no se volvieron a separar jamás. En el libro de Pilar Urbano ‘La reina de cerca’, la reina habla de su amiga y confidente de forma muy cariñosa: "Tatiana y yo teníamos cada una nuestra muñeca, pero solo un carricoche para sacarlas de paseo. Nos peleábamos, tirando cada cual, por su lado, a ver quién se lo quedaba. Y, claro, por nuestras peleas acababan discutiendo también nuestras madres, como ocurre en todas nuestras familias. Bueno, Tatiana y yo hemos sido siempre muy amigas. Íntimas. Antes de casarnos, después de casarnos... Ella fue dama de honor en mi boda y aunque ahora vive en París, nos vemos muy a menudo y todos los veranos vienen a Marivent".

Sofía de España
Gtres

En la boda entre don Juan Carlos y doña Sofía, Tatiana ya estaba prometida con el que sigue siendo su marido a día de hoy, el doctor Jean Henri Fruchard. Considerada por la madre de Felipe VI como su “tercera hermana” ha hecho de la discreción su gran virtud y pocas han sido las veces que ha hablado para los medios. En el 2018 rompió esa excepción al participar en el libro de la periodista Carmen Enríquez. Sus palabras hacia la soberana no podían ser más halagüeñas: "Compartí su vida en Sudáfrica, cuando éramos bebés y, según nos contaron nuestras niñeras, yo acostumbraba a morderla. Pero luego aprendimos a no pelearnos y disfrutábamos de verdad de la compañía y los juegos de una con la otra. Unos pocos años después, tuve suerte de compartir con ella la vida familiar en Grecia durante las vacaciones a través de toda mi juventud, lo que fue una fuente inolvidable de felicidad para mí.  La Reina es como una hermana, una verdadera amiga con la que tengo tan maravillosos recuerdos compartidos que, a la edad que hemos alcanzado ya las dos, pocas vamos quedando con las que podamos hablar de nuestro pasado. Un tiempo feliz que nos hizo tan fuertes para la vida como encariñadas con los demás, gracias a los valores auténticos que nos dieron".

Una amistad que perdura y que sigue intacta y de la que somos testigos si estamos atentos. Tatiana Radziwill es discreta pero no invisible. Basta que prestemos atención cuando vemos fotos de doña Sofía acudiendo a un concierto, a una misa o de paseo por Palma de Mallorca. Observando bien se verá a una mujer en un segundo plano, intentando pasar desapercibida: esa es Tatiana.

Continúa leyendo