Marie Claire

Champús violetas para rubias: lo que debes saber y cuáles probar

El champú violeta puede sernos muy útil para conservar el tono de pelo que queremos, olvidándonos de los temidos tonos amarillentos y anaranjados. Te explicamos cómo debes utilizarlo para que sea un éxito y te recomendamos algunos para probar.

El conocido como champú morado o violeta resulta imprescindible para el cuidado de las melenas rubias. Puede que hayas oído hablar de este producto, pero quizás no tengas muy claro aún para qué sirve ni lo que puede hacer por tu pelo. Si es así, no tienes de que preocuparte, porque vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre este producto que tanta relevancia ha ganado en los últimos años.
Los champús violetas reciben este nombre porque, principalmente, están compuestos por pigmentos de este mismo color. Gracias a ellos se consiguen matizar los cabellos rubios, tanto con mechas como teñidos. Lo que hacen es neutralizar los tan temidos tonos amarillentos y anaranjados que suelen aparecer cuando ha pasado un tiempo desde la coloración. Esto quiere decir que el champú morado, además de para evitar la aparición de reflejos indeseados, es tremendamente útil si queremos que nos dure más tiempo el color. ¡Como si acabásemos de salir de la peluquería!
Ahora que ya sabemos para qué sirve, es importante aclarar si todas las rubias deberían utilizar o no un champú violeta. Y la respuesta es que no. Este tipo de productos están especialmente pensados para los cabellos rubios en tonos fríos, para los rubios platino, e incluso para los cabellos grises.
Si cumples los requisitos para usar el champú violeta puede que te estés preguntando cómo debes usarlo y con cuánta frecuencia, para obtener los resultados deseados. En primer lugar, es importante que sepas que no notarás los efectos de manera inmediata, sino que se requiere un uso continuado durante todo el tiempo que lleves alguna de las coloraciones mencionadas. Es un producto para matizar y mantener el color, pero es importante ser constante con su aplicación.
A pesar de que la frecuencia de uso habitual es de una vez por semana, lo aconsejable es ceñirse a las indicaciones de cada champú. En cuanto a la aplicación, es importante tener en cuenta algunas cosas. Para empezar, lo mejor es aplicarlo después de un primer lavado con el champú que uses habitualmente. Una vez aplicado, es importante dejar que el producto actúe durante unos minutos (entre tres y cinco, pero depende del producto) antes de aclararlo.
Ahora que ya lo sabes todo sobre los champús violetas, te mostramos algunos de los mejores champús que puedes probar. ¡Notarás los resultados!
tracking