Guía de uso de los polvos de sol

¿Todavía no sabes cómo sacarle el máximo partido a este producto? Te lo contamos.

Guía de uso de los polvos de sol

Los polvos de sol nos ayudan a lucir nuestra mejor cara morena sin que nos haya dado el sol. A parte de ser una alternativa ideal a los autobronceadores, pues podemos eliminarlo simplemente con un producto desmaquillante, aportan el beneficio de no tener que exponernos a los rayos UV en verano y poder presumir de rostro aterciopelado con ese destello bronceado que tanto nos gusta.

Y es que un leve bronceado, ese que solemos conseguir en los primeros días de descanso al sol, hace que nos veamos mucho más guapas, pues elimina los signos del estrés de nuestro rostro y el da un tono saludable. ¿Quién no adora mirarse al espejo después de unos días de vacaciones en la playa?

El problema es que muchas mujeres prescinden de este producto porque desconocen cómo usarlo correctamente; y hacen bien, pues un mal uso puede hacer que acabe pareciendo que te has pintado con arcilla la cara. Como siempre, la clave está en la práctica, además de aplicarlo con moderación, de manera gradual, hasta conseguir el tono idóneo que necesitamos en nuestro rostro.

La clave está en extender los polvos de sol únicamente por las zonas de nuestra cara en las que el sol tendría un efecto bronceador; es decir, en las mejillas/pómulos, la frente, el mentón y la nariz. Debes aplicarlos con una brocha de tamaña grande sobre estas zonas –siguiendo el orden sienes, mentón, pómulos-, y siempre extendiéndolos hacia el centro del rostro. Al final, aplica unos leves toques en las mejillas, la nariz y el mentón. Así, conseguimos resaltar volúmenes y crear unas leves sombras en ciertas zonas.

Eso sí, ten cuidado para que no se noten los cortes entre las zonas maquilladas y las que no. Debes difuminar para evitar el efecto ‘borde’, además de utilizar una brocha más pequeña para zonas como la línea del pelo, las orejas y el cuello.

También es importante elegir el tono correcto para evitar el efecto máscara. Elígelos dos tonos por encima del de tu piel, pues si escoger uno más intenso puede acabar arrepintiéndote cuando lo apliques.

¿Te atreves ahora a probar con los polvos de sol y lucir tu mejor cara? Te damos ahora nuestros productos favoritos para que encuentres el que mejor se adapta a ti.

Etiquetas: bronceado

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS