Vídeo de la semana

Hablamos del masaje con Gua sha que elimina la celulitis y reduce el volumen en la misma sesión

Hablamos del tratamiento revolucionario, no invasivo, del que habla todo el mundo.

Reducir la celulitis con piedra Gua Sha
Polina Kovaleva para Pexels

Ya os hemos hablado en alguna ocasión de los beneficios del masaje facial con la piedra del momento,la Gua Sha, pero, ¿te habías planteado alguna vez todo lo que podía hacer por tu cuerpo? De hecho, para saber más del tema, nos dirigimos al nuevo centro de belleza WOmun, (Calle de Juan Ramon Jiménez, 4, Madrid), un centro de servicios integrales de belleza y fitness. Nos encanta porque están especializados en programas de bienestar y recuperación física en menopausia y postparto, su objetivo es cuidar de la mujer en cualquier momento de su vida. Desde ese punto de vista natural y holístico del mimo y el ensalzamiento de la belleza natural de la mujer nos contestan a todas las preguntas sobre cómo la Gua Sha puede eliminar la celulitis

Lorena Loma, fundadora y directora general de WOmum Madrid, e Isabel Muñoz, directora técnica, nos explican cómo desarrollar la técnica de Gua Sha en el cuerpo para acabar con la celulitis: "Es una técnica que parte de la medicina tradicional china, realizada con piedra de Jade en forma ergonómica para adaptarse a cada rincón de nuestro cuerpo. El objetivo principal de Gua Sha, es conseguir de forma natural y mediante diferentes movimientos de frotación en la piel, una estimulación y oxigenación del tejido de manera muy profunda".

Para entender cómo acabar con la celulitis debemos entender cuál es su origen, desde Womun nos explican que "cuando hay alteraciones en tejido por celulitis, esta no permite realizar las funciones de drenaje correctamente apareciendo procesos inflamatorios, aumentado el tamaño y volviendo a las células más rígidas, todo ello lo convierte en un círculo vicioso que hace ir empeorando el grado de celulitis con el paso del tiempo".

¿Cómo consigue el masaje con Gua Sha acabar con la celulitis? Isabel Muñoz, directora técnica de WOmun Madrid explica que "con este tratamiento conseguimos desde el minuto uno, que acción de la técnica de Gua Sha genere una mejora en la circulación sanguínea y linfática, ya que la presión ejercida con el Jade (llega a tejido subdérmico) multiplica la acción de las manos y esto afecta de manera muy notable a la mejora de la celulitis. Además, con esta técnica de “raspado” se reduce el tamaño del adipocito liberando la grasa que finalmente será drenada". Y continúa "es un tratamiento dirigido a todo tipo de celulitis localizada, solo tendremos que trabajar de manera personalizada en cada área y tipo. Es recomendable un previo diagnóstico, donde en manos de profesionales se planifica el tratamiento a seguir, pautando cada sesión según objetivos y problemática".

¿Con qué frecuencia nos debemos realizar el tratamiento? "El número de sesiones recomendadas siempre dependerá de las características y necesidades de cada persona. Pero en términos generales:

  • Si queremos conseguir beneficios a corto plazo “Tratamiento Combativo” es necesario 1 ó 2 sesiones por semana
  • En caso de ser un tratamiento de mantenimiento “Preventivo” cada 21 días o 1 vez al mes".

Para terminar queremos ahondar más en este tipo de tratamiento no invasivo que, desde WOmun nos explican que no tiene contraindicaciones. Te enganchará, como a nosotras, porque "los resultados son visibles desde la primera sesión donde, no solo existe una mejora en la reducción de celulitis y remodelaje, sino que también genera un estado de bienestar y alivio que acentúa la mejora al encontrarnos más receptivas para recibirlo. Además, siempre se trabaja con activos esenciales veganos personalizados a cada caso para potenciar los resultados".

Tratamientos celulitis con Gua Sha: WOmun Madrid
Tratamientos celulitis con Gua Sha: WOmun Madrid
Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo