Estos son los cinco errores más frecuentes al cuidarse la piel

El desconocimiento nos puede llevar a cometer errores de belleza que, si bien no son peligrosos, nos suman años, restan efectividad o no nos favorecen...

Cada vez son más las personas que son conscientes de la necesidad de cuidar su piel, y no solo por una mero cuestión de estética, sino también como una cuestión de salud. Factores como la contaminación, el tabaco, el estrés o el mismo clima pueden hacer que la piel se resienta; y para evitarlo, es importante acabar con los malos hábitos que pueden llevar a tener una piel dañada, sin brillo y seca. 

Y es que aunque pensemos que tenemos mucho cuidado a la hora de tratar nuestra piel, puede que estemos cometiendo algunos errores sin darnos cuenta, que no nos benefician nada…  Estos son los cinco más comunes, que todos hemos cometido al menos una vez en la vida. ¿Te suenan? Así puedes corregirlos y tratar tu piel mucho mejor:

errores belleza
Imaxtree

No hidratar la piel lo suficiente: La falta de hidratación de la piel se traduce en asperezas, descamación o incluso eccemas. Para evitarlo, es necesario cuidar la piel tanto por fuera como por dentro: beber al menos dos litros de agua al día y utilizar una buena crema hidratante es imprescindible para conseguir una piel en buen estado. Las cremas hechas a base de aloe vera, por ejemplo, son perfectas para ello, ya que esta es una planta con muchas propiedades y con un importante contenido en agua. Lo mismo ocurre con las que contienen ácido hilaurónico, un compuesto que retiene el agua.

Escoger un producto que no sea adecuado para tu tipo de piel. Para ello, es necesario que sepas si tu piel es seca, mixta o grasa. La creencia de que solo las pieles secas necesitan hidratación es totalmente falsa: todos los tipos de dermis necesitan tratamientos hidratantes adaptados a ellas. Además, es muy importante tener en cuenta los ingredientes de la crema. Cada vez más, se apuesta por eliminar los compuestos químicos y optar por productos naturales, que ofrecen mejores resultados.

crema
pexels

Utilizar el mismo producto para todas las zonas del cuerpo. No todas las partes del cuerpo tienen el mismo grosor, textura y pH. Por ello, cada zona requiere unos cuidados específicos, como el caso del contorno de ojos, los labios o las manos. Tampoco se debe pasar por alto el uso de las cremas de día y de noche indistintamente: cada una tiene unas propiedades diferentes que se adaptan a cada momento del día y, por ello, no se deberían intercambiar. 

Falta de constancia. Crear una rutina de limpieza y cuidado puede resultar tedioso, pero, si se desea conseguir resultados, es necesario ser constante. Ningún producto logra tener una piel hidratada y perfecta con un solo uso. ¡Hay que tener paciencia!

Usar más crema que la necesaria. Puede que utilicemos la mejor crema del mercado, pero no por aplicarla en mayor cantidad los resultados van a ser mejores. Aplicar un producto en exceso puede producir efectos contraproducentes o eso que se conoce como acné cosmético, debido a que la obstrucción de los poros por exceso de producto puede provocar que la piel ni absorba ni transpire.

Continúa leyendo