¡Cuidado con la plancha del pelo!

¿Por qué puede ser peligrosa? Conoce los motivos por los que no es bueno abusar de ella.

¡Cuidado con la plancha del pelo!

La plancha del pelo, ¡qué gran invento!, ¿verdad?. Aunque su origen se remonta al año 1912, cuando Lady Jennifer BellSchofield creó el primer alisador del pelo que consistía básicamente en dos placas de metal que descansaban entre una bisagra, no fue hasta la década de los 90 cuando este producto se popularizó, sobre todo porque los alisadores de cabello comerciales no estuvieron disponibles para el mercado en general hasta 1990.

Como de buen seguro sabrás, básicamente consiste en un aparato eléctrico que se utiliza para alisar y modelar el cabello, constituyéndose hoy en día como un elemento diario para muchas personas.

Su funcionamiento es en realidad muy sencillo: al aplicar calor sobre el cabello tendemos a deformar o romper los enlaces que nuestro pelo presenta de forma natural, a la vez que al mantenerlo tenso y lo enfriamos se forman nuevos enlaces, que terminan por formarse a nuestra voluntad.

Pero hay un problema: el uso de calor por encima de lo considerado como temperatura óptima y adecuada para el planchado correcto del cabello es perjudicial para su salud. Es más, a diferencia de lo que erróneamente se piensa, no se consigue que el cabello se alise más rápido.

¡Cuidado con la plancha del pelo!

La mayoría de las planchas de pelo se mantienen a una temperatura que oscila entre los 120 a los 190ºC. Sin embargo, los enlaces presentes en el cabello comienzan a romperse a partir de los 70ºC. ¿El problema? Cuando superamos los 130 grados y además has aplicado en tu cabello algún tinte, alisado o permanente, el pelo termina por quemarse. En caso de no haber utilizado este tipo de productos químicos, la temperatura máxima debe ser 190 grados, como mucho. Pero la temperatura no es solo el problema, también la regularidad con que usemos la plancha del pelo. Así, no es adecuado usarla más de 2 o 3 veces por semana, puesto que de hacerlo más, la cutícula capilar terminará por debilitarse.

Esto significa que tendrás un resultado contrario al que esperas: no solo tu cabello no estará liso, sino que se mostrará encrespado, quebradizo, reseco, áspero al tocarlo y además tendrá las puntas abiertas.

La recomendación a la hora de evitar problemas capilares por el uso de la plancha del pelo es más que evidente: utilízala solo a temperaturas no muy elevadas (entre 120 a 180 grados, como mucho), lávate el pelo con un champú de calidad y aplícate luego un acondicionador permanente, y finalmente, justo antes de planchártelo, aún con el cabello húmedo, utiliza un producto adecuado para planchado del pelo, que además actuará como un protector térmico. Luego retira toda la humedad presente secándolo muy bien, con lo que evitarás que las fibras capilares se debiliten y el pelo se queme.

Y, cómo no, evita utilizarla más de 3 veces por semana.

Puedes leer más sobre los peligros de abusar de la plancha del pelo en el artículo Por qué la plancha del pelo no es tan buena como piensas.

Etiquetas: peinados paso a paso

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS