Estos son los remedios caseros más efectivos para el pelo seco y dañado por el mar o el cloro

Después del verano el pelo queda seco, dañado y quebradizo, por la sal del mar, el cloro... Lo que necesitamos para empezar bien el otoño es una cura total para devolver el pelo a su estado natural.

El remedio para tu pelo

Imaxtree

Seguramente hayas vuelto de las vacaciones y te mires el pelo y pienses que necesites un corte de pelo porque esa melena no tiene solución. Tranquila, no eres la única que lo piensa. El 33% de las mujeres españolas considera que tiene el pelo seco o dañado. Y un 16% incluso dice tenerlo muy dañado. Probablemente ese porcentaje haya aumentado dadas las fechas en que nos encontramos. El sol, la sal del mar, el cloro de las piscinas y el viento resecan nuestro pelo y lo dejan dañado y quebradizo

El pelo se deshidrata, quiebra y debilita por la sobreexposición solar, los moños y  coletas húmedas, el abuso del cloro y la falta de mimo a nuestra melena durante las vacaciones. Se nos olvida utilizar protectores solares y no utilizamos productos reparadores tras largas horas en la piscina y, todo ello, poco a poco va mermando la calidad y debilita la estructura de nuestro pelo. La conclusión es que acabamos con un pelo seco, que se parte y con las puntas más abiertas de lo normal. La hidratación es la única solución factible antes de tener que pasar por la peluquería y cortar la parte más dañada. 

¿Cómo hidratamos el pelo?

Imaxtree

Es el momento de realizar tres pasos importantes para intentar evitar un corte de pelo:

1. Peeling. Sí, también debes hacerlo para que tu cuero cabelludo respire y elimine todos los restos de aceites, siliconas, cremas y productos que hemos ido acumulando durante estas semanas. 

2. Utiliza una gama de productos, cuanto más naturales mejor para que no añadan químicos innecesarios ni siliconas a tu pelo, con extra de hidratación.

3. Aplica mascarillas y déjalas más de 30 minutos. Para potenciar su efecto aplica una toalla humedecida en agua caliente encima de esta para que penetre mejor el producto. 

Trucos caseros

Para reparar nuestro cabello tras las agresiones causadas por el mar y el cloro, lo ideal, explica Victoria Moradellespecialista en cosmética natural en casa, "es utilizar productos capilares específicos. Desde mi escuela online enseño a hacer cosmética capilar desde cero, pero si no nos hemos iniciado en esta tarea, podemos hacer uso de algunos ingredientes naturales muy interesantes, simplemente añadiéndolos a nuestro champú, acondicionador o mascarilla habitual".Y comparte con nosotras sus imprescindibles: 

 

  • Manteca de karité: nutre, suaviza y restaura el cabello dañado. Podemos derretir una cucharadita al baño María y añadirla a nuestra mascarilla habitual.
  • Aceite de coco: Perfecto para nutrir los cabellos más secos y apagados. Podemos derretir una cucharadita al baño María y añadirla a nuestra mascarilla habitual.
  • Colágeno: Algunas personas lo ingieren como complemento alimenticio. Pero usado en el cabello también resulta muy beneficioso: repara, alisa, evita el encrespasmiento, favorece el brillo, da firmeza y mejora notablemente la estructura del cabello. Para beneficiarnos de sus cualidades, podemos disolver una cucharada del polvo de  colágeno en un poco de agua tibia y añadir la mezcla a nuestro champú, acondicionador o mascarilla capilar.
  • Aloe Vera: ayuda a restaurar el cabello dañado especialmente tras la exposición solar. Podemos añadir hasta 2 cucharadas de zumo o gel de aloe vera a nuestro champú, acondicionador o mascarilla habitual.


Todos estos ingredientes podemos encontrarlos en herbolarios, y en tiendas naturalistas o especializadas, termina Victoria Moradell.

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo