Pelo: los looks de los 2000 que pensabas que no volverías a llevar

Las tendencias vuelven y los looks capilares que se apoderaron de nuestras melenas hace dos décadas vuelven para quedarse. ¡No te lo pierdas!

Cada veinte años solemos rescatar aquellas tendencias que durante un tiempo habíamos olvidado e incluso denostado. Los últimos años de los 90 y los primeros de los 2000 regresan con propuestas que mezclan los looks infantiles con los del grunge, la versión del punk de aquella época. El resultado, peinados sorprendentes y rompedores, que al pasarlos por el matiz del presente hace que se vean tremendamente modernos. ¡Inspírate en estos looks! 

Y2K o la tendencia de peinarse como en los años 2000

Todo vuelve, pero nunca del mismo modo. Esos años se caracterizan por las ganas de experimentar, como ahora, aunque estéticamente hay novedades. "Los recogidos como trenzas, moños y coletas se multiplican a lo largo de la melena, rompiendo así con lo predecible. Juegan con una pretendida inocencia que tiene el toque de rebeldía del grunge. Eso cambia las siluetas de los peinados: dobles moños, multitrenzas, coletas burbujas... pero también de las prendas", comenta Raquel Saiz de Salón Blue by Raquel Saiz desde Torrelavega (Cantabria).

Recogidos con detalles

El rostro ya no queda siempre despejado, lo acompañan mechones sobre los lados o la frente. "Los moños o coletas altas dejan mechones sobre el rostro. Pueden ser dos mechones muy finos con mucho gel para que tengan más peso que nacen de la parte central de la frente a modo de antenas. También un flequillo que se alarga a los lados formando una u invertida o un cortina abierto", explica Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros desde Málaga.

Melenas planchadas con efecto espejo

El brillo del cabello se convierte en un complemento más y lo hace en melenas extralargas y muy lacias. "No es extraño que el pelo alcance y sobrepase la cintura y lo hace con un acabado lujoso, el que produce el brillo al reflejar la luz. Las melenas se alisan con un acabado pulcro o bien permiten unas ondas muy suaves, pero sin volumen y con la raya por la mitad", indica Charo García de Ilitia Beauty & Science desde Balmaseda (Bizkaia).

Flequillos ligeros y complementos

Durante aquellos años las pinzas en versión mini y maxi eran tendencia, también los flequillos con mucho aire. "Los flequillos cortados con pocos mechones, dejan entrever la piel, aportan ligereza y frescura. Se combinan con clips y pinzas de colores, si tienen formas de fantasía mucho mejor. También puede combinarse con trencitas, moñitos o un semirrecogido alto", asegura Felicitas Ordás de Felicitas Hair desde Mataró (Barcelona).

Melenas con energía

Estos años se caracterizaron por melenas con cuerpo que reversionaban la estética punk. "Las texturas naturales sin demasiada pretensión, pero un toque de rebeldía son perfectas. El detalle se consigue con texturas que buscan el volumen y un ligero encrespamiento, aquel que es el resultado de una melena que no ha sido "domesticada" del todo. Podemos darle muchas capas con o sin rizos para conseguir una melena que es ante todo desobediente", asegura Manuel Mon de Manuel Mon Estilistas desde Oviedo.

 

 

Continúa leyendo