Georgina publica una foto junto a su hijo Mateo 'apoyando al hermano mayor'

La empresaria ha compartido algunas imágenes junto al pequeño en el terreno de juego.

Georgina ha tenido dos hijos con Cristiano Ronaldo; Alana y Bella Esmeralda, cuyo gemelo falleció durante el parto el pasado mes de abril de 2022. Sin embargo, la empresaria hace el papel de madre de los otros tres hijos del futbolista; Cristiano Ronaldo Junior, Eva y Mateo. Precisamente ayer, la influencer publicaba unas tiernas imágenes junto al pequeño Mateo disfrutando del partido de fútbol de su hermano mayor. "Apoyando al hermano mayor jugar", escribe Georgina junto a la foto en la que la vemos sentada junto a Mateo, mientras ambos observan atentos el partido desde el terreno de juego. Además, acompaña la imagen de cinco corazones mostrando el amor que se siente hacia sus cinco hijos. 

georgina mateo
Instagram

Madre e hijo se hicieron además un selfie en el que aparecen muy sonrientes. Mateo es el mellizo de Eva, y ambos fueron concebidos de un vientre de alquiler. Cristiano Ronaldo, que se encontraba en el terreno de juego, es el mayor de los cinco hijos de la pareja y fue concebido de la misma manera que sus hermanos mellizos. De momento, parece que es el único que sigue los pasos profesionales de su padre, aunque el portugués dejó claro que jamás presionaría a alguno de sus hijos para que se dedicara al fútbol, prefiere que elijan la profesión que realmente les apasione y persigan sus sueños. Una postura que su novia comparte. 

georgina mateo
Instagram

En la serie de Netflix que protagoniza la empresaria, el futbolista no se cansa de alabar el papel de madre que su novia desempeña con todos sus hijos. Lo cierto es que Soy Georgina refleja cómo la influencer saca tiempo para pasar con sus hijos, con los que siempre se muestra muy cariñosa y cercana. Fruto del amor entre Cristiano y Georgina, nació la pequeña Alana Martina, que cobra gran protagonismo en el documental de Netflix gracias a su desparpajo. El pasado mes de abril llegó al mundo Bella Esmeralda, protagonista del día más agridulce para toda la familia. Desgraciadamente, el gemelo de la pequeña no sobrevivió al parto y sus padres quedaron totalmente destrozados. 

Cristiano y Georgina decidieron anunciar la triste noticia a través de sus redes sociales. "Con nuestra más profunda tristeza tenemos que anunciar el fallecimiento de nuestro hijo. Es el dolor más grande que unos padres pueden sentir. Solo el nacimiento de nuestra hija nos da la fuerza para vivir este momento con algo de esperanza y felicidad. Queremos agradecer a los doctores y enfermeras por su cuidado y apoyo. Estamos devastados por esta pérdida y rogamos privacidad en este duro momento. Bebé, eres nuestro ángel. Siempre te amaremos. Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez", escribió la pareja dando a conocer la peor noticia de su vida. 

La pareja se ha apoyado en la fe y en el amor de su familia para sobreponerse. El portugués explicó durante una entrevista con Piers Morgan, cómo habían vivido en casa la muerte del bebé. " Gio llegó a casa y los niños empezaron a decir '¿dónde está el otro bebé? ¿Dónde está el otro bebé?'", relataba Cristiano visiblemente emocionado. La pareja esperó una semana para explicar lo sucedido a sus hijos: "Después de una semana digo 'seamos abiertos, seamos honestos con los niños, digamos que Ángel, que es su nombre, se ha ido al cielo". Georgina se tatuó la forma de un ángel en el brazo, para sentir a su hijo cerca todos los días. 

Los niños comprendieron lo ocurrido, y el portugués explicó que ahora "dicen 'Papi hice esto por Ángel' y señalan al cielo. Me gusta porque es parte de sus vidas. No les voy a mentir a mis hijos. Les digo la verdad, que fue un proceso difícil". Cristiano Ronaldo explicaba con dificultad que se había sentido triste y feliz al mismo tiempo el día que nació su última hija. "Nunca sentí que estaba feliz y triste en el mismo momento", confiesa el futbolista. "No sabes si lloras o si sonríes, porque es algo a lo que no sabes cómo reaccionar". Sin duda, se trata de la situación más dolorosa que pueden vivir unos padres, y la pareja ha conseguido superar el trance apoyándose mutuamente. 

Continúa leyendo