Tarta de queso a rayas con frutos rojos

Es ideal para servirla en raciones individuales en vasos de cristal. ¡Simplemente genial!

90 minutos

Ingredientes:

Para 8 vasitos

  • 150 g de las clásicas galletas Digestive
  • 2 cucharadas de miel líquida
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 75 g de mantequilla, derretida
  • 5 láminas de gelatina
  • 200 g de arándanos
  • 100 g de frambuesas
  • 4 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas de azúcar morena
  • 100 ml de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla 
  • 420 g de queso suave
  • 120 g de azúcar blanca
  • 140 ml de nata fresca 
  • 420 ml nata líquida 
  • 1 cucharada de azúcar glas

Elaboración:

Coloca las galletas en el recipiente de un robot de cocina y tritúralas. Añade la miel, la canela y la mantequilla y mézclalo todo hasta que esté bien unificado. Reparte esa mezcla en 8 vasos y presiónala bien con la ayuda de una cuchara para crear una base de galleta. Pon las láminas de gelatina 5 minutos en un cuenco con agua fría. Mientras, pon un puñado de arándanos en una cazuela pequeña con 4 cucharadas de agua y el azúcar moreno, llévalos a ebullición sin dejar de remover, hasta obtener un jarabe de color azul, déjalo al fuego 5 minutos. Después, filtra el jugo de la fruta presionándola para extraer el color y tira los restos de arándanos. Calienta en otro cazo la leche con el extracto de vainilla, con cuidado de que no rompa a hervir. Pon la mitad de la gelatina escurrida en la leche caliente y la otra mitad en el jarabe de arándanos caliente, remueve ambos para que la gelatina se funda. Coloca el queso y el azúcar en un bol y mézclalo con una batidora eléctrica. Añade la nata y bátelo todo un minuto más. Con una espátula, reparte la mezcla en 2 recipientes separados, en uno añade el jarabe de arándanos batiéndolo para que se mezcle bien; y en otro, añade la leche de vainilla batiendo bien. Mete cada mezcla obtenida en una manga pastelera diferente. Echa en cada vaso un poco de cada crema alternándolas para obtener una mezcla de colores blanco y azul claro. Coloca por encima arándanos y frambuesas frescas, espolvorea azúcar glas y mételo en la nevera 8 horas como mínimo o, mejor, toda la noche.

Continúa leyendo nuestras recetas...