Cómo vestir para ir en barco

Es una de las situaciones del verano en la que es muy fácil meter la pata con el atuendo. Te decimos cómo quedar como una elegantísima loba de mar

Vanessa Hudgens a bordo

Nada más poner un pie en el barco para navegar unas horas, pasar el fin de semana o cruzar el Atlántico, el capitán te pondrá al tanto de ciertas normas básicas como no dejar objetos pequeños rodando por el suelo o en los cajones o cerrar siempre las puertas. Nosotros te decimos todo lo que tienes que saber antes de subir a bordo para que no te pase por la quilla por falta de estilo y protocolo. Aquí tienes los do´s y dont´s del estilo marinero

Lo que debes hacer

Suela blanca: Es la base de la etiqueta marinera. Las suelas de otros colores dejan marcas en la cubierta y los marineros son estrictos con este tema. Si llevas suela negra te arriesgas a pasar toda la travesía descalza.

Chubasquero: Aunque embarques en pleno agosto, ten en cuenta que las noches en alta mar son frescas y húmedas y que las olas pueden mojarte. Elige una chaqueta impermeable ligera y deportiva.

Siempre pantalón: Lo más cómodo para el día es una combinación de pantalón corto, bañador y camiseta básica de algodón. Es importante llevar un buen surtido de bañadores y bikinis porque no se debe entrar en los camarotes húmeda o llena de salitre para no dañar los muebles.

Gorro: O gorra, pamela, borsalino, panamá… lo que quieras y te siente mejor pero siempre puesto. Llevar la cabeza cubierta te salvará de quemaduras, insolaciones y otros fallos de marinera poco experimentada.

A cara lavada: Tu neceser debe incluir una protección solar total en spray para el cuerpo, una BB cream, también con protección para el rostro y poco más.

Lo que debes evitar

El negro: Viste colores claros y neutros. Por razones obvias de supervivencia, no debes ir de negro para no absorver calor hasta consumirte.

Ropa vaporosa: Lo único que debe ondear en un barco es su bandera. Evita los vestidos vaporosos y las camisas holgadas. Un pareo o un pañuelo que se desanuda puede acabar colgando del palo mayor.

Zapato incómodos:  Conservar el equilibrio es básico. Debes evitar tacones y cuñas incluso en el improbable caso de que respeten la regla de la suela blanca.

Mucho maquillaje: BB cream y un labial con protección. Por cuestiones de exceso de humedad y de protocolo hay que evitar ir maquillada aunque embarques para una cena.

El pelo suelto: Es incómodo y en el mar siempre hace viento (recuerda a Kate Winslet en Titanic). Hazte una coleta desenfadada, puede ser muy estilosa y te garantiza la visibilidad.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS