¿Eres pija?

Manual extraordinario para saber si eres pija o si delante tienes a una de ellas (o a un pijo). Todas las claves para reconocerlos, entenderlos e incluso quererlos.

d

- Los pijos siempre creen que los pijos son los demás, nunca se reconocen como tales.

- El pijo nace y luego se hace. Cuatro generaciones de dinero bien asentado y colegios de pago por doquier pueden convertir incluso a un hortera de boleras en pijo. Pero no es un proceso que surja de la noche a la mañana. Se dan casos de niños pijos que tienen padres horteras, el proceso está, a pesar de eso, en marcha. Este dinero que se asienta en forma, como veremos, de renta, tiene su origen en: el comercio antillano (e incluso esclavista), la industria del XIX, el pequeño comercio que se convierte en gran comercio, el tráfico de estupefacientes, el cobro de comisiones varias, el latifundio, la banca... Los pijos del futuro lo serán gracias a que sus padres han hecho dinero vendiendo una app, o una empresa informática, embotellando, transportando, la banca especulativa, la especulación inmobiliaria, la especulación en general…

- Ir a Las Rozas Village a por camisas de Polo Ralph Lauren no le hace a una pija. No es suficiente.

- La gente se cree que los pijos son estirados y que siempre miran por encima de la nariz, pero no es así, lo que les pasa es que están estupefactos. No entienden de ninguna de las maneras por qué el resto vivimos tan mal y nos complicamos tantísimo la vida. Y no entienden por qué trabajamos tanto y seguimos siendo pobres. Eso no les entra en la cabeza.

- Los pijos tienen una fórmula que les permite ver, saborear, vivir en definitiva, siempre de la misma manera. No es una cuestión de estilo, lo suyo es un destino. Por eso no tienen conflictos generacionales. Ni tampoco de género.

- Los pijos te miden no porque quieran excluirte de su círculo, si no para ver si les sirves para perpetuar su particular especie. Si eres ameno o divertido, te dejarán pasar, otra cosa es que te dejen, literalmente, que les engendres un minipijo, porque quizás, al medirte, resuelvan que no tienes suficiente pedigree. Para medir te preguntarán por: la clínica en la que has nacido, el colegio al que has ido, el despacho de abogados o de consulting o de alguna cosa similar en la que trabajas (ejem), tu club o clubes, la peluquería a la que vas (puntúa más si es la misma desde hace muchos años, no tanto el barrio en que está, mi mamá me llevaba a esta desde que tengo cuatro años).

- El Club es el epicentro de la vida pija: de él vienen siempre y a él siempre regresan.

- Los pijos son exagerados en la adjetivación todo es fenomenal o un asco.

Son herméticos, se les puede haber quemado la casa pero te dicen que todo va bien, que todo está fenomenal.

- De todos modos se desesperan y te lo haran saber si se quedan sin "chica" (de servicio): 

  • "La chica se ha ido, ¿¡¡¡¡no sé que será de mí?!!!!!!".
  • "¿Dónde se ha ido?".
  • "La están operando de apendicitis, ¿te lo puedes creer? La odio. Se la llevaron ayer en ambulancia".

- No tener "chica" es la tragedia pija por excelencia.

- Siempre se lo pasan divertido, superdivertido o diver. Siempre.

- Son muy del ¿por qué no?: ¿Por qué no poner un mueble decó en la cocina? ¿Por qué no ir a Marruecos antes de pasar por Santander?.

- No se avergüenzan de ser incultos o de estar desconectados de la actualidad. Es la misma razón por la que no siguen la moda ni las tendencias, al tener una fórmula, ¿para qué necesitan más? Las preguntas clásicas de la filosofía contemporánea: quién soy, dónde voy, por qué esto o lo otro, no forma parte de la mentalidad pija, ellos no necesitan respuestas porque no se hacen preguntas. La fórmula que, como un testigo, se pasan de padres a hijos y de madres a hijas, les da todas las soluciones.

- Son deportistas tirando a temerarios. Por eso siempre van con algo escayolado y de viejos siempre cojean.

- En el vestir siguen las directrices preppy y siempre visten igual sea cual sea su generación, su género o su geografía.

- Son eminentemente prácticos por lo que no son impermeables a las novedades. Si les sirven, las encajan en su panoplia, así pues, adoptaron si problemas los jeans o el teléfono móvil. 

- Los pijos son una red que, desplegada alrededor del mundo, cual masones, se ayudan unos a otros.

- Les encanta el magic money, o sea, que son rentistas. Por lo que no trabajan, ellos firman: les llama el administrador y ellos van y firman.

- Nunca viajan por placer fuera de su país, ni hacen vacaciones: ellos van a Marbella a casa de su prima, luego suben a Coruña a ver a una tía, viajan a Londres a comprar adornos para el árbol o cintas y papel de regalo para envolver (la Navidad es a los pijos lo que el ramadán a los musulmanes), si viajan a Provenza será para asistir a una boda, o sea que no hacen turismo...

- Luego te cuentan patrañas del tipo que han lanzado una firma de bolsos, o de pulseritas y te aseguran que están superatareados. Pero tienen mucho tiempo libre que ocupan haciendo deporte, jugando al bridge, bebiendo alcohol (beben mucho pero nunca se reconocen alcohólicos), fornicando (entre ellos), van al abogado o al especialista (de lo que sea)...

- Otras actividades muy de pija: cruzar perros de raza (Jake Russells, Teckels, Bassets –siempre dos-), de la misma raza queremos decir, no entre ellas; comentar en qué tintorería madrileña limpian mejor la napa, tapizar, merendar y tomar el aperitivo (primero toman el aperitivo y luego, más tarde, meriendan, después, claro de almorzar, que es una cosa que también hacen mucho).

- Los pijos son blancos y caucásicos. Y hablan idiomas (sobre todo inglés) aunque no tengan demasiado nada que decir.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS