La influencia de Dalí sigue presente en el último desfile de Schiaparelli

La firma presentó su propuesta en el marco de la Semana de la Alta Costura, celebrada en París del 4 al 7 de julio.

Definir la moda sin mencionar el arte sería un error, especialmente cuando se habla de Alta Costura, ese espacio donde la creatividad y las posibilidades se multiplican. Así lo ha demostrado Schiaparelli, que nació siendo una firma precursora del surrealismo​ en el siglo XX y ha llegado hasta hoy sin perder su esencia artística y su carácter atrevido y disruptivo.
 
De la mano de Daniel Roseberry, llegó la colección de otoño-invierno 2022-2023 de Schiaparelli, en la Semana de la Alta Costura de París. En total, descubrimos 33 looks con prendas construidas a partir de flores empedradas, pintadas a mano, de metal, tridimensionales… sombreros trenzados, plumas, volúmenes que desafían la gravedad y motivos inspirados en el arte surrealista como son los pendientes en forma de paloma, un colgante de corazón anatómico adornado con pedrería y unos pendientes con forma de ojos hechos a partir de estaño dorado y latón.

El director creativa hizo referencia a la inocencia creativa como una de sus fuentes de inspiraciones para esta colección: "Siempre hablo de intentar alcanzar ese estado de inocencia creativa, de luchar por estar cerca de esa persona que se enamoró́ de la moda y sus posibilidades, de no sucumbir al cinismo o al hastío del mundo. Espero que ese espíritu se refleje en esta colección".

Schiaparelli
Schiaparelli
Schiaparelli
Schiaparelli
Schiaparelli
Schiaparelli

La influencia del surrealismo en Schiaparelli

Elsa Schiaparelli creó la firma inspirada en el movimiento surrealista, mostrando especial atención a la obra de Man Ray, Jean Cocteau y Salvador Dalí. Esta influencia llegó hasta el desfile de otoño-invierno 2022-2023 de Daniel Roseberry, que incluye un abrigo basado en el icónico traje Bureau-Drawer de 1936, que marcó la primera colaboración entre Elsa y Salvador Dalí.

La  moda de Elsa y el  arte de Dalí se juntaron para crear piezas únicas que evocaban la libertad en un periodo complicado para la humanidad como fue la primera mitad del siglo XX.  La creadora supo captar la  iconografía onírica de Dalí y la adaptó a sus diseños aportando combinaciones de color inauditas para la época, uso de tonos vibrantes y pasión por los cortes y los detalles. En este periodo, además de ropa, también plasmaba esta corriente a través de la fotografía, los accesorios y los frascos de perfume.

Schiaparelli
Un sombrero de Schiaparelli (1938) / Getty Images
Schiaparelli
Schiaparelli

En sus creaciones se muestra la fijación del movimiento artístico por lo corpóreo y lo extravagante, de esta manera, destaca el sombrero con forma de zapato al revés realizado en fieltro y terciopelo que diseñó para la temporada otoño/invierno de 1937-1938 y que se inspiraba en una imagen de Dalí con un zapato de su mujer, Gala en la cabeza. Otra de sus prendas más características fue el abrigo de seda  azul marino que diseñó junto a Jean Cocteau. En su autobiografía, la diseñadora dice: "Jean Cocteau me hizo algunos dibujos de cabezas. Algunos los reproduje en la parte trasera de un abrigo de noche; otra de las cabezas, con una cabellera rubia hasta la cintura, la usé en un traje de hilo gris".

Gracias a su mente transgresora y revolucionaria la diseñadora encontró un nuevo concepto entre el arte surrealista y la moda, con el que escapó de un mundo cuadriculado creando su propio universo de formas, texturas y elementos icónicos. La creadora  materializó los sueños que tanto caracterizan a los artistas surrealistas y los hizo realidad en forma de prendas y accesorios.

Lucía Cárceles

Lucía Cárceles

Ser curiosa y extrovertida me llevó a ser periodista y mi pasión por la estética y el arte a sumergirme en el mundo de la moda, un espacio cercano a lo onírico del que me encanta escribir. Con bastante acento y sin perder mis raíces, disfruto de la vida en la capital desde hace más de seis años. Me encanta el Madrid castizo, pero muchas veces necesito escaparme a lugares costeros donde la vida pasa un poco más despacio.

Continúa leyendo