Sexo oral: cómo disfrutar tanto o más que ellos de las felaciones

Nos vamos a centrar en el sexo oral hacia ellos: las felaciones. Pero vamos a dejar a un lado la práctica complaciente. Ya es hora de empezar a disfrutar con una felación. Nuestra sexóloga nos ayuda.

Sexo oral

Sobran las definiciones para el sexo oral. Es la práctica buco-genital que, si se realiza a un hombre, se denomina felación y, si es a una mujer, cunnilingus. Ya encontramos referencias a ella en los egipcios y, desde entonces, se considera una práctica más o menos aceptada dentro de las relaciones sexuales en pareja. Sin embargo, no todas las parejas practican sexo oral, o lo practican con agrado.

La mayoría de las veces se realiza el sexo oral como una práctica complaciente. Sobre todo por las mujeres y la felación. Sin embargo, también puede enfocarse como una práctica satisfactoria: no solo para quien lo recibe, sino que activa el deseo y la satisfacción de quien lo da, siendo una practica estimulante también para él/ella. Esto ocurre con más frecuencia en los hombres que hacen cunnilingus, aunque las mujeres nos estamos liberando en este sentido. Y cada vez son más las mujeres que disfrutan de dar y recibir sexo oral.  

También te puede interesar:

Cómo disfrutar del sexo oral:

Sexo oral
Unsplash

1. Con libertad. La única manera de disfrutar del sexo es que sea libre, seguro y responsable. También para el sexo oral. No hagas nada que no te guste, ni nada con lo que no te sientas cómodo/a. Ahora bien, los hombres siempre se han sentido con potestad para pedir que les hicieran sexo oral. Chicas, nosotras también lo debemos de hacer. Si es algo que te gusta, ¿por qué no pedirlo?

2. La habilidad para practicar sexo oral es algo que ganaremos con el tiempo y la experiencia. Quizás es más fácil practicar sexo oral con éxito a una persona del mismo sexo, puesto que la misma anatomía hará que, seguramente, indaguemos con más acierto. Es importante entender que por más que uno/a se esfuerce en dar el mejor sexo oral, lo idóneo es encontrar una pareja que nos oriente y nos diga lo que le gusta. 

3. La actitud. Una actitud abierta ante la sexualidad y todo el abanico de prácticas placenteras que existen es importante para disfrutarlas. Si a la hora de practicar sexo oral nos invaden pensamientos como la vergüenza, el pudor, las preocupaciones, y no nos sentimos cómodas/os, supondrá un freno para el disfrute. Así que intenta vivir el momento. 

Sexo oral
Istock

4. La higiene. Un punto muy importante, especialmente para el sexo oral. Estamos hablando de una práctica que resulta extremadamente íntima, así que la higiene es inexcusable. 

5 Protección. Entran en contacto las mucosas de la boca con los genitales por lo que constituye una práctica de riesgo para las infecciones de transmisión sexual. Protégete como es debido usando  preservativos o toallitas de látex, específicas para este fin.

6. Variación: el sexo oral debe ser variado y creativo. Con esto quiero decir que no cometamos el error de usar la boca como mero orificio donde introducir el pene, o la lengua como mero instrumento para estimular la vagina. Juega con la lengua, besa, chupa, succiona, lame, etc… todo el conjunto de los genitales. Disfruta recorriendo cada parte del otro. 

Para realizar este tema, hemos contado con Laura Cámara, terapeuta sexual de Marie Claire, matrona y ginecóloga.

CONTINÚA LEYENDO