Guillermo de Holanda, Rey pluriempleado: primero piloto y ahora… Locutor de radio

El esposo de Máxima de Holanda celebró frente a los micrófonos y como todo un profesional, los 100 años de la radio en los Países Bajos

El rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos es una caja de sorpresas. Además de cumplir con sus funciones reales tiene otro trabajo. Siempre que sus compromisos institucionales se lo permiten, ejerce como piloto comercial. De hecho, ha volado con frecuencia aviones de la aerolínea holandesa KLM. Una actividad que, según él mismo ha llegado a asegurar, le apasiona. “Me encanta volar. Me parece simplemente fantástico”, comentó en una ocasión al diario holandés ‘De Telegraaf’. Pese a ser una figura pública, el monarca suele mantenerse en el anonimato. “Algunas personas reconocerán mi voz en la transmisión durante el vuelo”, señaló entonces. "La ventaja es que siempre puedo decir que 'en nombre del capitán y la tripulación doy la bienvenida a los pasajeros', así evito mencionar mi nombre", agregó. Sin embargo, recientemente demostró que esta no es su única faceta, más allá de la Corona.

Para celebrar los 100 años de la radio en los Países Bajos, el esposo de Máxima de Holanda se puso esta semana frente a los micrófonos y se mostró como un locutor experimentado. El rey Guillermo visitó los estudios de la emisora pública holandesa y vivió en primera persona lo que significa trabajar en un medio de comunicación. Durante este tiempo, el monarca lució su mejor sonrisa, demostrando así que se sentía a gusto con esta actividad. Guillermo de Holanda sorprendió a todos los empleados de la radio, situada en la ciudad holandesa de Hilversum, por el interés que tuvo por conocer todos los detalles de este trabajo.

Guillermo de Holanda
Gtres

El pasado mes de noviembre, Guillermo regalaba otra instantánea para el recuerdo que confirma que es un Rey polifacético y que, además, disfruta cada una de sus experiencias. Entonces, el esposo de Máxima de Holanda participaba en ‘compañeros de bicicleta’, un entrañable proyecto de Orange Foundation que busca voluntarios que acompañen a dar un paseo en bicicleta a personas con algún tipo de discapacidad intelectual. Así, se puso a los mandos de una bicicleta doble y acompañó a un hombre de 95 años a dar una paseo por la isla de Koudenhoorn.

Continúa leyendo