Marie Claire

Aceites desmaquillantes: el básico ‘beauty’ que usarás sí o sí en tu doble limpieza (y 8 opciones que debes probar)

La limpieza es uno de los pasos fundamentales en nuestra rutina de skincare, pero ¿habías oído hablar de la doble limpieza con aceite desmaquillante? Te contamos todo sobre uno de los productos estrella de esta técnica de belleza coreana.

A la hora de conseguir una piel sana, de apariencia fuerte y bella, la constancia en la rutina de higiene es fundamental. Y es que el primer paso para alcanzar una piel bonita y sana es conseguir una piel limpia e hidratada. Una correcta higiene facial permitirá que los productos que apliques a continuación tengan mayor eficacia y que tu piel se mantenga sana y mucho más jugosa. Sea cual sea tu tipo de piel, dentro de tu rutina de cuidado facial no debe faltar el momento de la limpieza y aquí, debemos considerar varios puntos.
Lo primero será evitar el uso de limpiadores agresivos y astringentes ya que una limpieza excesiva aumenta la producción de sebo. Además, si tienes la oportunidad, escoge limpiadores suaves y que respeten el manto hidrolipídico de la piel. Esto lo vamos a conseguir con productos que tengan un pH alrededor de 5 que controlen las secreciones excesivas y que tengan tensioactivos (agentes limpiadores) muy suaves. Eso sí, más allá de productos específicos, otra de las claves para mantener una piel limpia y equilibrada, está en realizar una doble limpieza. La técnica del double cleansing, conocida comúnmente como doble limpieza, es una técnica de limpieza del mundo oriental, sobre todo del mundo coreano y japonés.
Pero, ¿En qué consiste la doble limpieza? ¿Por qué es importante? ¿Para qué tipo de piel es aconsejable? Con la doble limpieza facial conseguirás limpiar en profundidad la piel, controlando el exceso de grasa y evitando imperfecciones. Además, esta técnica es apta para todos los tipos de piel, de manera diaria y especialmente por la noche. Consta de dos pasos:
Un limpiador de base oleosa, siendo más afín a la naturaleza de nuestra piel, permitiendo eliminar de manera suave, pero en profundidad los restos de maquillaje, restos de protección solar, el sebo de nuestra piel y la contaminación. Se usa preferiblemente en la rutina de noche, como primer paso. Esta base oleosa consigue penetrar mejor en el poro y eliminar la suciedad que suele almacenar.
  • Paso 2: Limpiador de base acuosa
Con este segundo paso, conseguiremos eliminar cualquier resto de sudor, células muertas y suciedad acumulada que la base oleosa ha limpiado levemente. Como resultado conseguiremos una piel suave, limpia, fresca e hidratada.
Los limpiadores de base oleosa se han convertido en el aliado perfecto cuando se trata de eliminar grandes cantidades de producto no sólo por su fácil adaptación a la piel, sino por su gran poder de atracción, consiguiendo penetrar en el poro y eliminar todo tipo de suciedad que se almacena en ellos. Además, si escoges opciones combinadas con diferentes aceites esenciales, estos te aportarán un plus de hidratación, dejando una piel más limpia, pero también mucho más suave. ¿A qué esperas para introducir este grial de la belleza coreana entre tus básicos de belleza de otoño? Prometemos que, tras probarlos, no dejarás de usarlo. Te proponemos 8 opciones de lo más prácticas y eficaces, a continuación.
tracking