Marie Claire

Dime cómo eres, te diré qué perfume es el tuyo

¿Aventurera, clásica, sensual? Averigua sin esperar el perfume que necesitas según tu personalidad y deja huella allá donde vayas.

Espejo invisible y sabroso de nuestra personalidad, el perfume nos deja al descubierto otorgando parte de protagonismo al misterio. Al igual que un delicado vestido de satén blanco, viste la piel sublimando su fragancia natural de ahí que ninguno se perciba de la misma manera de un cuerpo a otro. Es parte integra de nuestro lenguaje corporal. Aunque el flechazo con un perfume es propio a cada uno, algunas grandes tendencias se pueden vislumbrar: las mujeres más extrovertidas tienden a apostar por perfumes frescos, enérgicos, chispeantes con cítricos o tonos de vétiver, mientras que las más discretas eligen preferiblemente acordes más misteriosos como los orientales o los especiados, que preservan parte de discreción.
El carácter es por lo tanto clave a la hora de elegir una fragancia aunque otros entran claramente en cuenta: las experiencias y momentos por los que estamos pasando, o incluso la edad. Los expertos demostraron que los perfumes gourmand eran los privilegiados por los milennials. ¿La razón? Las notas dulces o afrutadas recuerdan inconscientemente la infancia. Con el paso de los años, tenderíamos a apostar por un perfume más sofisticado y potente, que conlleva un mensaje más preciso. Una sola nota puede enamorarnos, y hacernos renunciar a otra fragancia. Y es que en el imaginario colectivo, algunas flores, frutas, especias… se asocian a ideas y comportamientos. Las flores, y esencialmente la rosa, conllevan culturalmente una idea de romanticismo, que la convierten en la base idónea de los perfumes más delicados. De igual manera, el cacao o la vainilla, asociados a la dulzura, suelen designar un perfume alegre, ligero y divertido. De ello nace nuestra inclinación natural hacia algunos perfumes: la detección casi inconsciente de las notas olfactivas que nos atraen de forma irresistible, en consonancia con nuestra identidad.
Este otoño, te proponemos sublimar tu piel con una nueva fragancia, pero no cualquiera, sino una que resalte exactamente tu forma de ser. Elegante, clásica o sensual… descubre sin esperar los perfumes que delatan tu espíritu. Y te harán aún más (si es posible) irresistible.
tracking