Cómo cuidar tus brochas de maquillaje para que te duren más tiempo

Las brochas, esponjas y pinceles son el secreto de todo buen maquillaje. Si quieres conseguir los resultados esperados las brochas además de saber utilizarlas, hay que saber cuidarlas. Te mostramos cuáles son los imprescindibles y cómo mantenerlos.

Brochas
iStock

El maquillaje nos vuelve locas, queremos aprender a maquillarnos mejor, a saber nuevas técnicas y buscamos los tutoriales de los últimos fenómenos del contouring. Para conseguir los resultados deseados debemos tener un buen maquillaje, conocer las técnicas, y sobre todo saber manejar las herramientas de trabajo básicas para obtener un acabado radiante e ideal. Es imposible realizar un buen maquillaje si no tenemos las herramientas correctas y cuidadas. Da igual que contemos con los mejores productos: si no los aplicamos con buenas brochas, pinceles y esponjas, el resultado nunca será el óptimo.

¿De qué sirve tener el mejor maquillaje si no disponemos de buenas herramientas para aplicarlo? Aunque algunos maquilladores utilizan los dedos, casi todos usan las brochas y pinceles en algún momento. De nada sirve tu pericia si no te sirves de lo mejor para maquillarte, y si no mantienes esos enseres con un mantenimiento adecuado. Las brochas, pinceles y esponjas son el secreto de todo buen maquillaje. Un maquillaje ideal diseñado con unas buenas herramientas cuidadas conseguirán resaltar la belleza de tu rostro para ocasiones especiales o simplemente para el día a día. Te contamos cuáles son los trucos para mantenerlas perfectas.

 

¿Sabes cómo cuidar de tus brochas, pinceles y esponjitas de maquillaje?

1. A la hora de comprar las brochas y pinceles, escoge pelo natural. Un producto de buena calidad siempre es la mejor elección para que además tenga una larga vida. Serán más caros, pero merecerá la pena. No sólo el contacto con la piel es mejor, sino que extienden mucho mejor el producto y duran más.

Las brochas de pelo natural son recomendadas para productos en polvo, ya que al tener una textura más porosa recoge mejor el maquillaje y lo esparce con facilidad sobre el rostro consiguiendo así una perfecta aplicación.

2. Debes lavarlos una vez al mes con un jabón neutro o champú muy suave. Para secarlos, los deberás tumbar sobre una toalla. No es recomendable que se sequen de pie en un bote porque el agua se quedaría en el mango, y boca abajo porque se estropearía el pelo. Una buena limpieza de las brochas será esencial para que su uso en posteriores ocasiones tenga su potencial en la aplicación del maquillaje.

La limpieza diaria básica también será necesaria para mantener tus pinceles por mucho tiempo. Los pinceles para productos grasos se recomiendan limpiarlos con un poco de aceite que ayudará a la desinfección, seguidamente lavalos con agua y jabón neutro. 

3. La hidratación de las brochas también será un paso a seguir para el cuidado de tu kit de maquillaje. Además de su limpieza se recomienda de vez en cuando la aplicación de una mascarilla hidratante para nutrir  el pelo y evitar malos olores.

4. Procura conservar tus brochas y pinceles en un lugar cerrado para evitar que cojan polvo y suciedad. Las brochas naturales necesitarán sus mimos y cuidados.

5. Cuando viajes, protege tus brochas para evitar que las cerdas se manchen o se abran, debilitándose y cayendo. Para ello mételas en una funda que ayudará a tenerlas a salvo dentro de la maleta.

6. Recuerda que cuando uses pinceles y brochas siempre debes soplar para eliminar el exceso de producto antes de aplicarlo, y así tu maquillaje siempre será más natural y homogéneo.

 

Si en algo merece la pena invertir el dinero es en unos buenos pinceles, ya que su duración será mayor y dará unos resultados extraordinarios a tu "make up" .

CONTINÚA LEYENDO