Sin máscaras

Stella Banderas Griffith y sus confesiones más sinceras

“Hay algo que nunca tendré” asegura la hija de Antonio banderas y Melanie Griffith mientras hace un repaso a sus pensamientos

Stella del Carmen Banderas Griffith desea convertirse en una escritora de éxito y lleva camino de conseguirlo. Aquellos que han leído o leen sus textos, apuestan claramente por ella en la elección que ha hecho para su futuro profesional y que no es otra que desgranar palabras en un folio en blanco. Así, lo último que la hija de Antonio Banderas y Melanie Griffith, dos prestigiosas estrellas del mundo del cine de los que ha heredado su fuerte personalidad, ha transmitido hace referencia a su niñez, su educación, su familia y el entorno mediático que siempre la ha rodeado. Y lo hace estupendamente, revelando pensamientos y creencias que tiene arraigados en su manera de ver la vida.

 

Stella Banderas
Gtres

Ha sido en el blog semanal que desarrolla en la revista Vanity Fair donde Stella ha contado una serie de experiencias que nos permiten conocerla un poco mejor. “La obsesión mediática de los demás siempre ha sido abrumadora. Pero al menos siento que pude disfrutar de la infancia antes de que me pasara a mí”, dice como reflexión a lo que muchos creen que es realmente el mundo de la farándula, añadiendo que la creencia de que la fama y el dinero dan la felicidad no es en absoluto correcta. poniendo énfasis en esa presión de la prensa que le marcó cuando era niña, por ejemplo buscando su propio nombre en internet y leyendo la cantidad de noticias falsas o verdaderas sobre ella misma, sus padres, hermanos o el resto de su familia.

 

Stella Banderas
Gtres

“Hay un nivel de intimidad y normalidad al que no creo que ni mi familia ni ninguna otra familia mediática puede acceder nunca”, pero añade que ella tuvo suerte porque eligió un camino donde no optó por las propuestas de todo tipo que le han llegado solo por su apellido. Un apellido que comenzó a pesarle en la universidad, cuando se dieron cuenta de quien era. También narra una anécdota, de las muchas que ha vivido con su padre, Antonio Banderas, durante un viaje a Perú y su visita a Machu Picchu, y que tiene fijada en su memoria: “Lo primero que vimos al llegar a la cumbre, tras subir los últimos escalones, no fue la antigua y bella ciudadela inca, sino un señor con una cámara sacándonos fotos mientras yo lloraba”. Stella Banderas se pregunta perpleja si eso es normal.

 

Stella Banderas
Gtres

Aparte de estas dudas que, por lo parece ya tiene asumidas, la hija de Antonio Banderas, que forma parte de una de las sagas más reconocidas de Hollywood, comenta que ha conocido a Obama y a muchos otros personajes ilustres o famosos, y que, a pesar de todo, sus quejas no son porque sea una desgraciada, sino que es lo que le ha tocado vivir y por eso ha elegido la tranquilidad en lugar del camino fácil. “Sin duda, mi vida ha sido un precioso regalo y algo que jamás he tratado de dar por sentado”, cuenta Stella, que el 24 de septiembre cumplió 24 años, en la mencionada publicación. La joven, que nació en España, concretamente en Marbella, donde justo estaban sus padres entonces, deja sentado que no se queja de lo que ha sido su infancia, adolescencia y juventud, pero recalca que, por esta presión mediática: “Hay algo que jamás tendré”.

 

Continúa leyendo