Marie Claire

Descontento laboral en Inditex: el porqué las dependientas irán a huelga el mes de febrero

Bajo el lema “Trabajo en Inditex y no llego a fin de mes” las dependientas del conglomerado de Marta Ortega se levantan y exigen una mejora considerable de los contratos de empleo.

¿Alguna vez habías pensado el papel que tiene una dependienta de moda? Lo cierto es que son muchos quienes infravaloran la tarea de las asistentas de tienda -véase la última polémica acontecida por el tema de perchas las prendas que incendió la redes-, pero las cifras demuestran que, sin ellas, no se podría ejecutar correctamente los roles comerciales de las grandes firmas. De ahí, que cada vez sean más las voces en alza por una revalorización de los salarios, con las que se pague justamente por el trabajo realizado, como está ocurriendo dentro del seno de Inditex.Quizás hayas oído hablar de ello, pero créeme cuando te digo que existe una larga marea de descontento social que va más allá de los últimos titulares. De hecho, el resonar de esta crítica laboral de los empleados de Inditex se remonta varias semanas atrás, precisamente, cuando más necesitaban de sus empleados: el 7 de enero, el primer día de rebajas de invierno.

“Trabajo en Inditex y no llego a fin de mes”

Desde Barcelona a Sevilla, pasando por Valencia y Logroño, durante el 7 de enero cientos de dependientes dijeron basta a los contratos precarios del grupo español y plantaron cara con un cierre general de las tiendas ubicadas en estas grandes ciudades. Pero, no fueron ni las únicas ni las primeras, todas ellas se sumaron las protestas iniciadas por sus compañeros de A Coruña en el marco del Black Friday, bajo el lema de "trabajo en Inditex y no llego a fin de mes". Una marea social que no tiene freno y que, nuevamente, es convocada por las agrupaciones de trabajadores de UGT para el próximo mes de febrero.

Todo por un salario digno

Pero ¿de dónde viene el descontento general del grupo de dependientes de las diferentes firmas de Amancio Ortega? Principalmente, por la precariedad de sus sueldos y por unas leyes de empleo que, en cierta manera, 'sobreexplotan' el horario del empleado.
Tal y como explican desde El Salto, "ellas cobran 1080 euros al mes y piden una subida de 500 euros mensuales, ya que sus compañeros de logística, fábricas y centrales cobran casi el doble e Inditex continúa anunciando beneficios récord". Unas cifras de récord que, contrariamente, no favorecen a uno de los peones primarios de la cadena comercial, las dependientas.

Galicia ya lo consiguió

De hecho, sus exigencias no tienen nada de ilógicas o desmedidas, ya que, meses atrás, compañeros gallegos lograron una subida histórica por Navidad, logrando un aumento de 382 euros al mes o, lo que es lo mismo, una subida de casi un 25%. Un aumento salarial muy trabajado que, según explica la CIG para eldiario.es, "se aplica a las 15 mensualidades que perciben las trabajadoras y va a suponer un incremento de 4.800 euros brutos al año. De los 322 euros mensuales que van a ingresar por encima del sueldo actual, 122 serán a través del llamado 'plus sede'".

Un futuro, ¿esperanzador?

Aún son muchas las dudas que genera esta nueva huelga del grupo de dependientes de Inditex, pero si hay algo en claro es que, desde esta misma semana, ya se han empezado las primeras negociaciones para solventar este descontento general. Unas medidas para equiparar unos salarios dignos a todas las comunidades que, desde esta misma semana, sientan a representantes de CCOO y UGT con la multinacional con el objetivo, tal y como apunta el medio web Business Insider, de "abordar medidas globales que afecten a todas las tiendas y marcas del grupo a nivel estatal".
tracking