¿Es legal no identificar la publicidad en Instagram?

7 minutos

No es ningún secreto que las marcas agasajan con regalos a las 'influencers', ni que les pagan por enseñarlos. Pero ¿tienen derecho a no identificar los contenidos patrocinados? ¿Por qué evitan hacerlo?

emily ratajkovski publicidad encubierta instagram

Resulta escandaloso pero, aceptémoslo, nos hemos acostumbrado a la publicidad encubierta en redes sociales. ¿Cómo no? Según los datos de Smart Travel, cada día pasamos una media de 40 minutos en YouTube (de forma pasiva; aunque convertirse en youtuber no parece muy difícil), 25 en Snapchat (estas son las cuentas más interesantes) y 15 en Instagram (y eso que ya conocemos las grandes mentiras de esta red social), cuyas profesionales visten, etiquetan y promocionan –casi nunca sabemos si a placer– todo tipo de ítems. Quizá para tu mirada experta resulte obvio cuándo se trata de un patrocinio, pero el común de los mortales será incapaz de averiguarlo si no dispone de alguna aclaración al respecto. El problema no es del follower: es de la it-girl de turno.

 

Seamos legales

La mayoría de influencers no es capaz de explicar a qué se dedican, pero para eso están los diccionarios. El de Cambridge de Inglés es bastante claro: "Individuo cuyo efecto en la decisión de compra es de algún modo significante o autoritario".

De ahí que si evita un "#sponsored" al pie de una publicación patrocinada estará infringiendo la ley. En concreto, lo encontramos legislado en la Ley General de Publicidad, en su artículo 9: "Los medios de difusión deslindarán perceptiblemente las afirmaciones efectuadas dentro de su función informativa de las que hagan como simples vehículos de publicidad". "¡Eso no afecta a las redes sociales!", pensarás. Pero lo hemos consultado con Aecosan (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición), y nos ha insistido en que el citado cuerpo legislativo "atiende a todos los soportes que se utilicen para la difusión de un bien o servicio". También YouTube, Instagram o Snapchat. Y, por supuesto, ignorantia juris non excusat. No hay más preguntas, señoría. 

En España se hace la vista gorda, pero en  Estados Unidos, no. En abril, su Comisión Federal de Comercio (un organismo equivalente a nuestra Aecosan) envió cartas a celebridades y marcas para llamarles la atención sobre determinados posts (algunos de ellos, a la derecha de estas líneas), donde las acusaba de "engañar al consumidor" y convertir Instagram en "un Salvaje Oeste de la publicidad encubierta". Les solicitaba que identificaran (bien) los contenidos publicitarios, y añadía, para sorna general, que "si escribes sobre cuánto te gusta algo que compraste tú misma y no estás recibiendo contraprestación, no tienes de qué preocuparte". 

 

Sin vergüenza

¿Por qué esa resistencia a añadir un "#ad" o un "#collab" al pie de foto cuando se embolsan varios cientos –o miles– de euros por colgarla?  ¿Acaso consideran tan inocente a su público como para no imaginarlo? ¿Les avergüenza hacer explícito que su vida es un constante patrocinio?  ¿Por qué ocultarlo, si todos llevan a gala que solo colaboran con firmas afines a sus criterios e idiosincrasia? 

Lo cierto es que los patrocinios están bastante denostados en Instagram. Quizá porque en los albores de la blogosfera no había contraprestaciones económicas; todo era, por tanto, más real y espontáneo. Tanto que algunas compraban ropa solo para hacerse la foto; después la devolvían. Parece que hacer negocio de lo que antes solo era ocio les da cierto pudor. Máxime cuando Caroline Issa, directora de Tank Magazine, predice que "la burbuja influencer colapsará totalmente en los próximos doce meses si las marcas no son muy cuidadosas con el dinero que gastan en posicionarse con influencers".

Pero parece que las it-girls ya empiezan a superarlo y se han propuesto desestigmatizar los contenidos patrocinados. En este sentido se ha pronunciado Natalie Lim (@natalieoffduty) en su perfil de Instagram: "El hashtag #sponsoredcontent aúna talento, mentes creativas y conceptos y visiones nuevos e innovadores. Estemos orgullosos de él". Por su parte, Kristine Agabaian (@krischerie) ha declarado: "'Sponsored' es esta ventana de oportunidades, ser tu propia jefa y ser esa persona a la que aspirabas a ser de pequeña". En otro sentido, también es estar vendida. No lo olvidemos.

 

Cuando me da por algo sabéis que no me lo quito, hola gafas nuevas 👋🏼 Y mi #Provocalips @rimmellondones 💄#dulceidaxrimmel

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) el

Etiquetas: instagram

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS