Cómo ser una falsa influencer y tener éxito con solo 500 euros

La agencia H2H realizó un experimento para demostrar la facilidad de crear un perfil falso sin que las marcas se den cuenta

Influencer

El marketing de influencers es algo que está a la orden del día, convirtiéndose en el canal más efectivo de publicidad ahora mismo. El 38 % de la población está presente en las redes sociales, lo que se traduce en un sector que mueve más de 9 millones de euros solamente en España 

Una realidad tan apetecible, conlleva que numerosas personas quieran convertirse en influencer por todas las ventajas que vienen de la mano de esta profesión: viajar gratis, invitaciones a presentaciones de moda y lo más apetecible para la mayoría, prendas de ropa y accesorios de belleza ¡gratis! La agencia H2H quiso aprovechar este fenómeno del influencer para comprobar cómo es posible crear un perfil falso con muchos seguidores, y además que nadie consiga darse cuenta.  

Hoy en día existe la posibilidad de crear estos perfiles muy fácilmente, comprando seguidores, likes e incluso comentarios. Así surgiría una verdadera influencer, por lo menos a ojos de las marcas. Por eso, esta agencia quiso llevar a cabo ese experimento para "alertar del fraude y de los peligros de confiar en lo que una red social te cuenta" 

Influencer

Para ello, lo primero que hicieron fue buscar una chica que encajase en el perfil. Una chica sencilla, mona y que tuviese mucha personalidad. Tras un pequeño casting, escogieron a la actriz Almudena Ripamonti, para que pudiese meterse en el papel de una influencer y crearon una cuenta de instagram@almu_ripamonti. Este perfil empezaba desde cero, pero contaba con la ayuda de dos elementos importantísimos en este mundo: un fotógrafo profesional que se dedicaba a hacer buenas fotos a las influencers y una estilista de moda. Con ese pack empezaron a crear contenido "apetecible" para muchas personas y así alcanzar un número de seguidores medio-alto.  

Y ahí llegó la parte más importante de este experimento, la compra de seguidores. La agencia se comenzó a gastar dinero en seguidores falsos, y según subía el número las firmas se empezaron a interesar en ella, invitándola a comidas en restaurantes y fiestas exclusivas.  

Esta compra de seguidores fue en ascenso, hasta llegar a los 100.000 seguidores, la mayoría falsos. La agencia contó que únicamente se gastó 500 euros para esto y que, en unas semanas la inversión ya estaba amortizada.  Ninguna marca se dio cuenta, y la actriz pudo disfrutar de miles de ventajas que jamás hubiese imaginado. El fraude perfecto.  

La agencia quiso compartir públicamente su estrategia, a través de un vídeo de Youtube donde explicaba todos los pasos que habían seguido desde el principio. Una manera de denunciar públicamente la poca regulación que existe en este ámbito y lo fácil que es engañar a las marcas.  

CONTINÚA LEYENDO