¿Por qué en la era del 'body positive' nos sorprende ver a modelos "normales" en los anuncios?

De H&M a Dove, las marcas apuestan, cada vez de forma más contundente, por la belleza real. Pero ¿convence al público? ¿Y por qué se considera 'curvy' a 100 centímetros de cadera?

BODY POSITIVE HM
Imagen de la campaña de H&M

"Si no eres capaz de amarte a ti misma, ¿cómo vas a amar a otra persona?", reza el perfil de Instagram de Jill Kortleve (@jilla.tequila). Su mensaje (que reformula el clásico "cómo va a quererte alguien") resume el discurso  feminista en boga, del que poco a poco se apropia la industria de la moda con gestos como el de H&M, al contratar a esta modelo. De origen holandés y afincada en Nueva York, Jill tiene 25 años, mide 1,75 m y sus medidas son 91-84-107,5: en teoría, las de una modelo curvy; en realidad, una mujer normal. Por ese motivo, resulta llamativo (¡y muy liberador!) que no protagonice la campaña de tallas grandes, sino la de baño, donde luce en todo su esplendor tatuajes, estrías y algo de vello: algo revolucionario para un gigante de la moda de masas como H&M.

Según nos cuenta Iratxe Fuente, del departamento de comunicación de esta cadena: "Tenemos directrices claras de retocar lo mínimo las imágenes, y recibimos muy buen feedback de nuestros clientes. Estamos muy contentos de poder inspirarlos y promover la diversidad. Somos una compañía global presente en 72 mercados y, sin duda, la diversidad es una parte clave de nuestro éxito", señala.

En cuanto a Jill: "Me llevó unos 22 años darme cuenta de que tenía el control de mi propia vida. Tomé una gran decisión en mi trabajo, que fue dejar de concentrarme en mi peso corporal", declaró a Dazed & Confused. "Ahora quiero inspirar a niñas y niños, y mostrar que no pasa nada por no encajar en los estándares de belleza, por ser una mujer morena y tener bigote y pelo en los brazos y no tener un abdomen plano".

Lo cierto es que no le ha ido mal: participó en el desfile de PV/19 de Alexander McQueen; ha posado 'photoshop-free' en el catálogo de lencería de &Other Stories (que ya en 2015 mostraba modelos con vello en las axilas); y ha sido imagen de Fenty Beauty, la marca de cosméticos de Rihanna, que persigue cumplir las necesidades de todas las mujeres, con independencia de su tono de piel.

Viva la (r)evolución

Sin embargo, quizá Jill no hubiera triunfado como modelo 'estándar' hace solo cinco años. Para empezar porque la estigmatización de la etiqueta 'curvy' es recientísima (ahora se dice 'modelo que nos representa a todas') y porque hasta hace muy poco nadie se tapaba la nariz al oír hablar de 'mujeres reales'... Aunque aún vivimos casos escandalosos. Con 1,75 m de altura y 55 kg de peso, Barbara Palvin acaba de unirse al elenco de Victoria's Secret, supuestamente, como el nuevo ángel plus size (ejem, que nos representa a todas) de la firma.

Por suerte, resulta anecdótico, y la mayoría ya se mueve en la dirección adecuada. El Corte Inglés, sin ir más lejos, ha ampliado su línea Woman con nuevas submarcas (Woman Limited, Woman Plus, Woman Fiesta, Woman Weekend) dirigidas a mujeres de todas las tallas y edades. Para demostrarlo, su campaña publicitaria ha sido protagonizada por las propias dependientas de El Corte Inglés, con un resultado más que convincente. Además, hay una marca de belleza que jamás ha contratado a una modelo profesional: "Dove siempre ha defendido el cuerpo femenino y que las mujeres vean la belleza como una fuente de confianza y no de ansiedad", señalan desde la firma. Este año han ido un paso más allá: "El proyecto #ShowUs tiene el objetivo de romper con los estereotipos actuales de belleza y que tanto las marcas como los medios de comunicación utilicen imágenes más inclusivas y que representen a todas las mujeres". ¿Su herramienta? Un banco de imágenes de mujeres 'naturales', elaborado en colaboración con Girlgaze y ubicado dentro de la agencia Getty.

 

Más allá de la talla

"La belleza real es la que poseen todas las mujeres, independientemente de su físico, raza o edad", defienden en Dove. A pesar de que este año las semanas de la moda contrataron a más modelos de color que nunca, aún suspenden en variedad de tallas y rangos de edad. Y aplaudimos que el cambio haya arrancado, pero a pesar del macrofenómeno feminista y tanto body-positive, nos preguntamos: ¿cómo es posible que se produzca tan despacio?  

Continúa leyendo