Vídeo de la semana

¿Ha aumentado la infidelidad? ¿Son las españolas las mujeres más infieles de Europa? Los últimos estudios sobre la infidelidad en España

Un estudio ha revelado algunos datos sorprendentes sobre la infidelidad femenina.

infidelidad femenina
Pexels

La infidelidad es un asunto muy delicado y con muchos matices. Tanto si las has sufrido en tus propias carnes como si tú has sido infiel, o incluso si has conocido algún caso en tu círculo de amigos o familiares, estarás de acuerdo con nosotras.

Con todo, la infidelidad todavía está vista de una forma muy diferente según quien la cometa. Y es que a pesar de movimientos sociales feministas como el #metoo o la ola de empoderamiento femenino que sacude la sociedad actualmente, aún existen ciertos prejuicios muy arraigados: un hombre infiel es a menudo visto como un tipo envidiado y con suerte, mientras que una mujer infiel será mucho más propensa a ser criticada e insultada.

Muestra de ello es el último estudio realizado por Ifop para Gleeden a nivel europeo: el Observatorio Europeo de la Infidelidad. Este informe, que pretende estudiar y comprender la infidelidad femenina, se ha realizado en los cinco principales países de Europa, incluyendo España, -donde se ha contado con una muestra de 1.021 mujeres mayores de 18 años- Francia, Reino Unido, Alemania e Italia.

Los resultados han revelado algo que podíamos imaginarnos: existen muchas actitudes y percepciones que confirman que aún queda mucho para desestigmatizar el fenómeno de la infidelidad femenina, y equipararla a su equivalente, la infidelidad masculina. Pero el estudio ha dado más de sí.

 

nfidelidad mujeres
Pexels

Las españoles no son las mujeres más infieles de Europa, al menos si hablamos de infidelidad física: el 38% de las españolas desvelaba que había sido infiel en algún momento de su vida, solo superadas por las alemanas (un 43%). Los datos, si hablamos de hombres, son mayores: en un estudio similar elaborado también por Gleeden en 2014, un 42% de los hombres españoles afirmó que sería infiel a su pareja si se asegurase que esta no se enteraría nunca.

En cuanto a un posible sentimiento de culpabilidad, el porcentaje crece en las mujeres: un 39% se arrepiente haber sido infiel y un 41% no se lo confesaría nunca a nadie, quizás por el miedo al rechazo. Pero... ¿Qué se entiende como infidelidad exactamente?

 

Las mujeres infieles no lo cuentan a casi nadie

La infidelidad femenina sigue estando estigmatizada. Según un estudio realizado por IFOP (Instituto Francés de Opinión Pública) para Gleeden, alrededor del 75% de las mujeres europeas creen que la sociedad aún sigue condenando más la infidelidad femenina que la masculina (76% en España) y consideran que es más sorprendente que sea la mujer la que es infiel, a que sea el hombre el que engaña a su pareja.

A pesar de los avances morales en lo que respecta a la igualdad de género, cuando hablamos de adulterio, la población femenina parece haber internalizado profundamente la estigmatización social de infidelidad femenina frente a la masculina.

Los resultados del estudio concluyen que:

1. En España, el 30% de las mujeres encuestadas por IFOP, reconocieron haber sido infieles en algún momento de su vida, el porcentaje más bajo en Europa. Y, sin embargo, 61% de esas infieles no se arrepienten por haberlo sido.

2. Las infieles españolas prefieren guardar su secreto y así evitar ser “juzgadas” por la sociedad y hasta un 41% jamás confesarían una infidelidad ni a su mejor amiga. Aunque las nuevas generaciones se van abriendo y el 79% de las menores de 30 años sí podrían llegar a contárselo a su amiga del alma.

3. El 64% de las mujeres jamás confiarían un secreto así ni a sus hermanos, hermanas o primas, y mucho menos a sus padres.

4. Hasta un 52% de las mujeres sí podrían llegar a contarlo en algún momento a su pareja.

Tres tipos de infidelidad

El término es difuso y cada persona puede entenderlo con diferentes matices. El estudio distingue entre tres tipos de infidelidad: la psíquica, que consiste en fantasear con otra persona; la física, que consiste en mantener relaciones sexuales o besar a otra persona; y la virtual, que trata sobre el sexting y el flirteo tan común hoy en día gracias a las redes sociales y las apps para ligar.

infidelidad femenina
Pexels

Y aquí hay otra de las conclusiones más reveladoras del estudio: las mujeres españolas pueden no ser las más infieles físicamente, pero tienen más fantasías y ligan más a través de Internet. En concreto, un 61% de las encuestadas en nuestro país afirma haber "puesto los cuernos" a su pareja de forma mental, al imaginarse con otra persona. La diferencia con el resto de países europeos reside en que las españolas no pasan a la acción y sus fantasías se quedan en eso.

El estudio, en definitiva, deja claro que existe un gran tabú en torno a la infidelidad femenina que no existe con la masculina. Quizás el derecho de las mujeres a no ser juzgadas por una infidelidad sea una de las conquistas pendientes del movimiento femenino...

La infidelidad virtual, en tiempos del Covid-19, ¡aumenta!

El confinamiento por coronavirus aumenta más del doble la infidelidad “virtual”, así lo demuestran los datos de usuarios de Gleeden, la plataforma de encuentros extraconyugales.  “Los días de confinamiento afectan a las parejas en función de diferentes factores: si hay hijos de por medio, si se está trabajando desde casa, si el hogar es más grande o más pequeño o si ya había problemas antes de la cuarentena”, afirma la psicóloga clínica y especialista en sexología, Laia Cadens.

Te vamos a dejar unos datos que demuestran el crecimiento exponencial de la infidelidad:

  1. La plataforma ha experimentado su crecimiento récord: un 160% más de conexiones y altas.
  2. El tiempo de conexión también ha aumentado, de 2 horas de media hasta las 3 horas actuales, es decir, un 50% más, aunque las conexiones son más cortas. Por ello, los usuarios utilizan más el botón de pánico o el agitar para salir, que permiten salir de la aplicación con un leve movimiento de mano.
  3. El momento de más intensidad sigue siendo la noche, aunque se han incrementado las conexiones a primera hora de la mañana y al mediodía, después de comer.

Continúa leyendo