Soy Olivia, la empresa familiar que representa a los mayores 'influencers' de España

En su día a día, Daniela C. Rodríguez y Javier García-Gallo, fundadores de Soy Olivia, elaboran las estrategias de contenido de algunos de los influencers más destacados de España. María García de Jaime o las hermanas Pombo, entre ellos. En sus agendas caben las de creadores digitales con cientos de miles de seguidores. Y todo, enmarcado en un negocio familiar.

En Soy Olivia, la agencia de representación de influencers encargada de la agenda de María Pombo, Tomás Páramo, Grace Villarreal o María Fernández-Rubíes, la familia y el trabajo se superponen. Los proyectos empresariales tienen siempre un fin común: buscan que los padres y los hijos de Daniela C. Rodríguez y Javier García-Gallo puedan crecer al mismo tiempo.

Lo buscan porque los fundadores de Soy Olivia son marido y mujer. Antes de que los anillos se intercambiaran y junto al altar sellaran su compromiso, el de jóvenes venezolanos había comenzado a trabajar juntos. Lo hacían desde los 19 años. La dinámica, por tanto, les es ya natural. Son compañeros de casa, de vida y de trabajo. Si la conciliación no era posible, aquí la compenetración es total. En el compañero de trabajo está también el hogar.

Y, a veces, el choque es inevitable. Sus personalidades son fuertes y afines. Por eso, en ocasiones, sus ideas colisionan. Problemas, reconoce Daniela, han tenido. Y muchos. Ella se entrega por completo a sus tareas laborales. Le gusta lo que hace, lo disfruta. Pero son padres de dos niños y otro, apunta, está aún en camino. El trabajo araña la relación de pareja y la relación como padres. Pero encuentran la salida. Aunque tenga que tomarse un respiro para recalcular distancias, cometidos y papeles. ¿Qué versión de una misma debe predominar? ¿Eres más hija que madre o más emprendedora que esposa? Resolverlo llevó algún tiempo. Pero, con ayuda, encontró las medidas exactas para la serenidad.

La mayor y más importante inversión, apunta Javier, siempre es la mismo. El cometido final de todas sus acciones se encamina hacia el mismo punto. Aspiran a que sus abuelos, padres e hijos puedan hacer uso de las oportunidades de crecimiento con las que ellos se encontraron. Si el éxito fuera innegable y las cuentas rebosaran, pero no pudieran disponer de ellas para asegurar el bienestar de su familia, explica Javier, todo lo que hacen se desatornillaría. Su trabajo en la agencia carecería, de golpe, de sentido.

En su día a día, Daniela C. Rodríguez y Javier García-Gallo elaboran las estrategias de contenido de algunos de los influencers más destacados de España. María García de Jaime o las hermanas Pombo, entre ellos. En sus agendas caben las de creadores digitales con cientos de miles de seguidores. Elaboran propuestas, negocian con marcas, perfilan planes de publicación y sacan punta a formas de rediseñar, e impulsar, la imagen de sus representados.

Continúa leyendo