Protege tu rostro del sol

Te contamos cómo mantener la piel de tu rostro en perfecto estado de revista. La protección solar debe ser una obligación y no una opción cada vez que salgamos a la calle.

Protege tu rostro

Sequedad, deshidratación, manchas, envejecimiento prematuro o cáncer son algunos de los problemas que la radiación solar puede provocar en nuestra piel. Por estos motivos, la protección solar debe ser una obligación y no una opción cada vez que salgamos a la calle.

En verano y en invierno los filtros solares actúan sobre nuestra piel, afortunadamente, cada vez crece más esa conciencia de protección y se extiende a todas las épocas del año.

La piel del rostro es una de las zonas que más sufren ante la radiación solar ya que no podemos protegerla con ropa o abrigo, de forma que la protección solar debe ser constante y aumentada en verano, especialmente si vamos a la playa o a tomar el sol.

Para evitar que nuestro rostro acuse estos daños producidos por la radiación solar debemos hacer mucho hincapié en su protección. Te damos algunos consejos para que tu piel se mantenga joven, firme y sobre todo sana durante todo el año y más ahora que llega el verano.

Cuidados de la piel del rostro

Mantener una piel en perfecto estado no es tan complicado, ni siquiera cuando hablamos de la piel del rostro. Las claves para un rostro radiante son la hidratación y una buena protección diaria, tanto si estamos en la playa como si estamos en ciudad.

-Empieza con una buena limpieza del rostro. Seguro que sabes lo importante que es desmaquillarnos cada noche pero también es necesario hacerlo de nuevo cada mañana. De esta forma nuestra piel estará perfectamente limpia, sin ningún tipo de residuo y libre de grasas.

-Tras tu limpieza diaria, aplica tu crema hidratante con SPF o una crema solar que te proteja adecuadamente. Si vives en una ciudad, con un filtro solar SPF 15 será suficiente y, si en cambio, planeas ir a la playa SPF 25 o 30 son ideales.

-Es importante renovar la protección facial igual que lo hacemos con la corporal cuando vamos a la playa. Si estás tomando el sol, recuerda que cada 3 horas debes aplicar de nuevo el protector.

-En ciudad, normalmente tras la crema, nos maquillamos. Imagina que tuvieras que reponer la crema cada tres horas... sería demasiado incómodo volver a maquillarse. ¿El truco? Utiliza maquillaje o polvo con SPF, de esta forma al retocar tu maquillaje estarás renovando tu protección.

-En los días de mucho sol o de playa es imprescindible que, al acabar la jornada, apliques una crema calmante en tu rostro y en tu cuerpo, para contrarrestar los efectos dañinos de la radiación solar.

Con estos cuidados, estaremos protegiéndonos de quemaduras, insolaciones, sequedades y también ayudando a retrasar el envejecimiento de nuestra piel.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS