Belleza -- Consejos

Masajes para los labios y muchos trucos para presumir de boca

A menudo nos preocupamos mucho por nuestros labios. Sabemos que hay que mantenerlos hidratados y por eso siempre cargamos con un buen bálsamo labial. también nos gusta poder presumir de ellos pintándolos de colores vibrantes que potencien su forma y volumen. Y, en definitiva, los cuidamos de todo tipo de agresiones, desde los rayos UVA hasta herpes o calenturas.

Pero lo creas o no, puede que no hagas lo suficiente por ellos. No estamos hablando de inyecciones de ácido hialurónico ni otro tipo de tratamientos en los que se necesite dinero y un especialista, hablamos de ejercicios y masajes que pueden ayudarte a contribuir a que estén mejor cuidados, más gruesos y más jóvenes

Los beneficios de los masajes para labios pueden ser muchos, pero para realizarlos todos ellos suelen necesitar los mismos ingredientes: 10 minutitos cada mañana o cada noche (si puedes hacerlo dos veces, mejor que mejor), perseverancia, un espejo y algo de vaselina. No es tan complicado, ¿verdad?

La zona superior de los labios, esa pequeña porción de piel entre la boca y la nariz, suele ser una de las primeras zonas en las que aparecen arrugas. Esto se debe a la falda de elasticidad y volumen como consecuencia de la falta de hidratación. Realizando los ejercicios adecuados, mantenemos esta zona en forma y así prevenimos ese envejecimiento.

Otro de los beneficios de los masajes de labios es el volumen. Sí, soñar con el grosor perfecto es inevitable. Emular Rosie Huntingtin-Witheley está más cerca de lo que crees. Un poco de exfoliación y los ingredientes naturales adecuados pueden lograr el efecto ‘pop’ en tus labios. Lo bueno de este tipo de ejercicios es que los puedes realizar en cualquier parte así que, siempre que quieras un poco de volumen extra: masajea como es debido.

Masajes, ejercicios a modo de gimnasia facial y los productos adecuados son las claves para poder presumir de unos labios perfectos. Presta atención a estos trucos y prueba a lanzar besos como un ángel de Victoria’s Secret o convierte tu cepillo de dientes en tu varita (labial) mágica.

Nuestros labios no están sellados.