Desmontamos los mitos más extendidos sobre el pan

Vamos a tratar de arrojar un poco de luz a todos esos mitos y leyendas urbanas que circulan sobre el pan.

Desmontamos los mitos más extendidos sobre el pan
iStock.

Imagino que todas vosotras estáis cansadas de oír que el pan engorda, que el pan integral es mejor que el pan blanco, que los niños deben tomar pan de molde, que si el pan de fibra es mejor para ir al baño... Todo un aluvión de información que continuamente aparece en las redes sociales y que te hace dudar cada día cuando vas a la panadería para comprar ese pan calentito que huele que alimenta.

En este artículo vamos a tratar de poner un poco de luz sobre todos esos mitos y leyendas urbanas que circulan sobre el pan.

1. Si pretendes adelgazar, debes eliminar el pan de tu dieta

Falso. El pan es una buena fuente de hidratos de carbono, fibra y minerales. El pan por sí mismo no engorda más que cualquier otro alimento, ya que como la carne y el pescado aporta solamente 4 kcal. por cada gramo de pan. La mayoría de las veces lo que suma más calorías a nuestra dieta es con lo que lo acompañamos: mantequilla, chorizo, paté, sobrasada, chocolate, salsas para mojar... Por lo tanto, te recomiendo que no excluyas el pan de tu alimentación, simplemente que tomes la cantidad que tu cuerpo necesita y que tu actividad diaria es capaz de quemar.

2. El pan integral engorda menos que el pan blanco

Pues falso también: la diferencia calórica entre los distintos tipos de pan son mínimas, apenas entre 4 y 10 kilocalorías por cada 100 gramos. Lo que sí es cierto es que el pan integral es más saludable, ya que al contener toda la fibra, te mantiene más tiempo saciado, evitando que tengas hambre de nuevo al poco tiempo de comer. Ocurre que el pan blanco al estar tan refinado tiene una corta digestión y es más susceptible de provocar picos de glucemia.

3. Si quieres adelgazar más, quítale al pan la miga

No sólo no es cierto, sino que además ocurre todo lo contrario: la miga de pan está tan blandita porque tiene más contenido en agua: la corteza, sin embargo, ha perdido, prácticamente toda el agua en el proceso de cocción, por lo que 100 gramos de corteza de pan contendrá más hidratos de carbono que la misma cantidad de miga de pan, que está compuesto de parte de harina y parte de agua.

Desmontamos los mitos más extendidos sobre el pan
iStock.

4. Los piquitos engordan menos que el pan

Falso. Es curioso, pero muchas de las personas que pasan por mi consulta están convencidas de que no deben probar el pan bajo ningún concepto si quieren adelgazar, pero en cambio toman piquitos entre horas para matar el gusanillo. No me canso de repetir que son lo mismo (harina, agua, sal y levadura), por lo tanto da igual que comáis pan que optéis por piquitos, ambas cosas añadirán a tu dieta el mismo número de calorías.

5. ¿Bocadillos? Nunca si estoy a dieta

Falso. Evidentemente no voy a defender comer a base de bocadillos, eso no sería sano ni equilibrado; sin embargo, tampoco vamos a mandar al delicioso bocadillo a la mazmorra. Como norma es mucho más aconsejable tomar comida cocinada a base de verdura, carne, pescado y otros ingredientes naturales, sin embargo se puede dar la ocasión de que pasemos un día en el campo o la playa o de excursión, y eso complique la posibilidad de hacer una sopa de verdura.

Para esas puntuales ocasiones, un bocadillo con ingredientes bajos en calorías puede ser una estupenda opción que nos resuelva de una forma rápida y económica la comida. Como hemos dicho anteriormente, en la mayoría de las ocasiones, no es el pan el que aporta más calorías sino aquello con lo que lo acompañamos.

Opta por hacer bocadillos vegetales, con tomate, cebolla, una hoja de lechuga, y atún o jamón de york, de forma que tengas una comida equilibrada sin pasarte de las calorías que contendría una comida normal. También el bocadillo es una merienda estupenda para tus hijos, sobre todo si practican o entrenan por las tardes, un bocadillo y un zumo de fruta les proporcionará la energía necesaria para terminar airoso su partido de fútbol, baloncesto o su clase de natación.

En resumen, no debemos tener miedo a los alimentos, sino que debemos esforzarnos en conocerlos un poco más y aprender a tomarlos en las cantidades adecuadas y en los momentos oportunos. 

Por Dña. Josefa Cobos Brenes, miembro de Saluspot y dietista de Diesalud.

Etiquetas: dietas sanas, nutricionista

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS