Vídeo de la semana

Papel pintado: 4 consejos que te vendrán muy bien a la hora de cubrir tus paredes con estampados

Esto es todo lo que tienes que tener en cuenta para apuntarte a esta tendencia decorativa en auge.

elegir papel pintado
Rose Byrne en Mrs. America / Cortesía de HBO.

El papel pintado está más de moda que nunca. Lo encontramos en los restaurantes más Instagram friendly, vuelve a ocupar un lugar destacado en las revistas de decoración y también forma parte de los escenarios de las series que hemos visto recientemente, como The Undoing - en el dormitorio de los protagonistas -, The Crown, Mrs. América o Gambito de dama. En estos tres últimos casos concretos su protagonismo es producto de una acertada labor de documentación, ya que esta tendencia de decoración vivió su máximo apogeo en décadas pasadas.

De esta forma, en la actualidad el papel pintado se recupera para cubrir las paredes de aquellas estancias a las que se quiere dotar de un toque elegante y de un punto, por qué no, retro; pero lo cierto es que funciona igual de bien en habitaciones infantiles, donde la oferta de rollos de papel con estampados originales y divertidos es bastante amplia.

decorar papel estampado
‘Gentleman Jack’ / Cortesía de HBO.

Sin embargo, una cosa es admirar las numerosas posibilidades de su resultado y otra muy diferente es ejecutarlo a nivel personal, cuando no se tiene a un equipo de decoración para que se haga cargo del proyecto. ¿Qué pasa si después de colocarlo el resultado no es el deseado?

Hemos recopilado algunos consejos que se deben tener en cuenta a la hora de elegir el papel pintado más adecuado y qué errores son los que debemos evitar. ¡Toma nota!

 

Dedica una (o varias) jornadas de reflexión

Para cumplir esta estrategia necesitamos un pliego, una muestra o un rollo del papel con el que nos gustaría cubrir la pared. A continuación debemos fijarlo a ella con unos alfileres y mantenerlo el tiempo suficiente para observar cuál es su aspecto con la luz diurna, del mediodía, de la tarde, al atardecer,… con el objetivo de asegurarnos que nos gusta su apariencia en todo momento. Si no encontramos inconveniente, entonces podemos decir que hemos conseguido el papel indicado.

decoracion papel pintado
'Gambito de dama' / Cortesía de Netflix.

El tamaño sí importa

Al elegir un papel pintado, el factor más importante es el tamaño de la habitación. Es decir, cuanto más reducida sea la estancia, se recomienda que también lo sean las dimensiones del estampado del papel. De la misma forma, en habitaciones grandes, ubicar un estampado de mayor dimensión puede conseguir efectos sorprendentes.

papel pintado bridgerton
'Los Bridgerton' / Cortesía de Netflix.

Así se consigue un resultado elegante pero no arcaico

Más referencias televisivas: la serie Los Bridgerton, además de servir de inspiración en el mundo de la moda, también está consiguiendo el mismo efecto a través de sus interiores. Sin embargo, decorar con papel pintado se sitúa en esa fina línea que separa la novedad absoluta con el look 'casa de la abuela'. ¿Qué estampados tienen mejor asegurada la prueba del paso del tiempo? Los diseños atemporales de inspiración natural - botánicos, flores, hojas - siguen estando vigentes en este momento y, probablemente, siempre. También se encuentran en esta categoría los estampados tartán, los cuadros, las rayas y el elegante Toile de Jouy.

 

Los resultados inesperados de su ubicación

La incorporación del papel pintado en cualquier interior marca, sin duda, una gran diferencia. También puede ser una gran estrategia decorativa con la que imprimir un gran toque personal. Del mismo modo que se nos puede ocurrir cubrir las cuatro paredes de una habitación con el mismo estampado, también podemos romper esta regla no escrita y jugar con varios o cubrir tan solo una de ellas, otorgándole así todo el protagonismo y jugando con la pintura en el resto.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo