Vídeo de la semana

Manual de uso para que las botas de lluvia no engorden las piernas

Las botas de agua se han convertido en un 'must' de la temporada pero ¿cómo las combinamos para que nos sienten bien?

Botas de agua
Botas de lluvia | Imaxtree

Los cambios de temperatura han traído lluvia, truenos y relámpagos... Pero a las insiders de la moda no hemos podido evitar alegrarnos porque eso significa que la época de las botas de agua acaba de comenzar. Estos zapatos de goma se han convertido en uno de los calzados hit de la temporada, así que si te asomas por la ventana y ves unos nubarrones negros, alégrate y crea un outfit digno para la ocasión. 

Las botas de agua fueron creadas en Inglaterra, lo cual tiene bastante lógica teniendo en cuenta que el clima del país es muy húmedo y llueve una media de 170 días al años. En sus comienzos se denominaron como "wellies" o "Wellington boots" en honor al Duque de Wellington, que las popularizó por aquel entonces. Dos siglos después, las botas de lluvia han vuelto a nuestros armarios

Durante las semanas de la moda en Milán, París, Nueva York y Copenhague, que tuvieron lugar este mes de septiembre, no cayó ni una sola gota de lluvia, pero las fashionistas no se pudieron resistir a las botas de agua y las incluyeron igualmente en sus looks. A nosotras nos viene muy bien porque así nos han dejado todos los tips a tener en cuenta de cómo lucir este calzado.

Aunque parezca sencillo, combinar estas botas tiene su truco, puesto que su material, su corte o incluso su tacón, puede crear un efecto diferente al que esperamos. Es decir, debido a su composición las botas de lluvia pueden hacer que nuestras piernas parezcan más gruesas o incluso, hacernos más bajitas de lo que en realidad somos. 

He aquí el manual de uso de cómo incluir las botas de lluvia en nuestros looks (con los cinco mandamientos para conseguir estilizar tu figura con ellas). 

 

botas de agua
Imaxtree

1. Por fuera del pantalón

A veces la opción más sencilla es la más correcta. Si además de llover, las temperaturas han bajado, no lo dudes y opta por un pantalón pitillo con calcetines calentitos y enfunda tus piernas con las botas de agua. Para esta ocasión, recomendamos optar por un modelo de caña alta, que estilizará tus piernas y las hará parecer más largas. 

botas de agua con pantalón corto
Imaxtree

2. Botas altas y shorts

El contraste de una prenda de primavera verano con el calzado de otoño invierno, hace que este conjunto sea tan especial. Los shorts de talle alto te ayudarán a ceñir tu cintura y alargar tus piernas, además de que combinan a la perfección con unas botas de goma altas, creando un look que no dejará indiferente a nadie. Tip para las más frioleras: incluye unas medias de color nude y unos calcetines cortos. 

botas de agua con vestido
Imaxtree

3. También con vestidos

Las botas altas se van a convertir en el calzado comodín de esta temporada lluviosa y por ello, no se limita solo a los pantalones y las faldas, si no que también se puede combinar con vestidos. Con un modelo largo, las botas de agua de estilo motero son las que mejor te sentarán a la figura sin romper el estilismo. 

Botas de agua ajustadas
Imaxtree

4. Estilo Oversize

La combinación de diferentes volúmenes siempre es un acierto y en esta ocasión no encontramos la excepción. Apuesta por unas botas de goma ajustadas a tus piernas y contrasta con un jersey o vestido de estilo maxi o XL

Botas de agua de colores
Imaxtree

5. Atrévete con los colores

Aunque el negro sea el color básico por excelencia y lo adoremos porque combina con todo, es el momento de divertirse y apostar por otros colores. Los zapatos coloridos son tendencia, y más, si son botas de agua. De esta forma, la atención se dirige a tus pies y se convierten en los protagonistas del look

Paula Reig

Paula Reig

Escribir es lo que más me gusta en el mundo junto a un buen café sin nada de azúcar. Nací en ese vacío legal entre los millennials y la generación Z y todavía sigo buscando mi hueco en el mundo. Lo que tengo claro es que sea donde sea, tendrá un gran armario (o incluso, un vestidor).

Continúa leyendo