Vídeo de la semana

Los tejidos que SÍ y los tejidos que NO deberías vestir en verano

O por qué tenemos que jurarles amor eterno a los materiales naturales durante los meses más calurosos del año.

tejidos vestir verano
Imaxtree.

Las temperaturas más altas en ocasiones unen fuerzas con nuestro vestuario para hacernos pasar un mal rato. Las consecuencias pueden materializarse en una mayor transpiración, en forma de manchas de sudor o en una angustia sofocante que nos obliga a abanicarnos compulsivamente, o a situarnos directamente debajo del aire acondicionado. Sin duda, los tejidos que elegimos para vestirnos en verano, especialmente si nos acercamos peligrosamente a los niveles de una ola de calor, tienen mucho que decir a la hora de vencer este desafío de la forma más satisfactoria posible. Puede que, a simple vista, esa tela de la camisa que te acabas de comprar te resulte muy agradable, pero lo cierto es que su composición, su naturaleza y su trama marcarán notablemente la diferencia a la hora de mantener un aspecto fresco durante el mayor tiempo posible.

Si quieres que tus próximas compras estivales sean una inversión verdaderamente inteligente, ¡toma nota! Estos son los tejidos que sí y los tejidos que no debes vestir en verano para no ponértelo más difícil a la hora de resistir el calor ambiental.

telas adecuadas verano
Imaxtree.

Mejores tejidos para vestir en verano

 

El algodón

Las telas de algodón y de algodón orgánico están compuestas por fibras naturales que permiten que el aire circule y se mueva libremente a través de ellas, asegurando que las áreas del cuerpo que se encuentren húmedas por el sudor se puedan ir secando fácilmente, y evitando que se produzcan marcas en la ropa.

 

El lino

Esta es siempre una buena elección en verano ya que se trata de una fibra natural de trama suelta que no se pega al cuerpo, impide la retención del calor, absorbe la humedad y se seca rápidamente. Su principal inconveniente es que se arruga con mucha facilidad, pero hace años que Adolfo Domínguez nos convenció de que 'la arruga es bella' y que forma parte de la peculiaridad de este tejido imprescindible.

 

La seda

La seda es una tela muy liviana y, por tanto, muy popular en todas las zonas de climas cálidos. También se encarga de regular la temperatura corporal y, además, es uno de los tejidos más agradables al tacto que existen. Sin embargo, la seda no es tan absorbente como el algodón y el lino, por lo que conviene vestir prendas de seda cuando no tengamos intención de realizar una actividad física (como bailar en una fiesta tropical, por ejemplo) para evitar las posibles marcas de sudor.

telas recomendadas verano
Imaxtree.

Peores tejidos para vestir en verano

 

El poliéster

Se trata de uno de los tejidos más resistentes - al uso, a las arrugas, al agua -, pero también puede convertirse en una pesadilla si lo utilizamos en verano, porque presenta muchas dificultades para absorber la humedad, por lo que podemos vernos atrapadas fácilmente durante todo el día en nuestro propio sudor.

 

La viscosa o el rayón

La viscosa es una tela sintética que se mezcla con algodón, fibra de celulosa y otras fibras naturales o artificiales. Su principal ventaja es que es un tejido muy versátil e igual de cómodo que otras fibras naturales - de hecho puede imitar el tacto de la seda, el algodón o el lino -; sin embargo, al contener fibras sintéticas en su composición, la absorción de la humedad no está garantizada y es más probable que aparezcan marcas de sudor, en comparación con un tejido 100% natural.

 

El tejido vaquero

En verano, el tejido denim es para las valientes. Esta tela resistente y pesada no es de las más cómodas durante los meses más calurosos, a pesar de que procede del algodón. Si eres muy fan de los vaqueros, dos buenas alternativas son el tencel y el cambray, tejidos mucho más ligeros y de similar apariencia.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo