Moda -- Tendencias

Falda de tul: sé la nueva Carrie Bradshaw

Casi veinte año después de su estreno, la serie Sexo en Nueva York sigue siendo una referencia absoluta. Seis temporadas fueron suficientes para que caigamos rendidas ante este auténtico homenaje visual al feminismo, la amistad y la moda. Si bien es cierto que la serie se centraba en diferentes temas y problemas habituales de las mujeres, el cuidado aportado a los outfits de las protagonistas era llamativo. Algunas prendas y accesorios se convirtieron en iconos, como los zapatos Manolo Blahnik o la famosa falda tutú de Carrie Bradshaw, la principal protagonista. Esta falda, que se puede comprar en la página web de la diseñadora de la serie, Patricia Field (eso sí, a un precio de 150 dólares), casi se convirtió en un símbolo. Carrie la lucía con una camiseta rosa por las calles de Nueva York en la introducción de la serie y desde entonces, la asociamos inevitablemente a ella.

La falda de tul es, aun así, una prenda que va mucho más allá. Inspirada en los trajes de las bailarinas clásicas (el famoso y elegante tutú), es llamativa, romántica y atrevida. Por su volumen y las diferentes capas que la suelen conformar, atrae el ojo por lo que es recomendable llevarla con una parte de arriba mucho más sencilla, y preferiblemente lisa. Según la ocasión, se puede asociar la falda de tul a prendas más o menos formales: para asistir a una boda es la opción idónea (no es muy práctica pero es muy elegante) asociada a una blusa de escote asimétrico o palabra de honor. Para lucirla de día, basta con una camiseta básica y un perfecto de cuero negro. Cañero y divertido, será tu look estrella para los días en los que te sientas poderosa. Eso sí, evitala para planes muy informales en los que sentirás que no encaja del todo. El 99% del poder de esta prenda depende de la actitud con la que la lleves. ¿La ideal? Con poca seriedad y mucho glamour.

Elige tu falda de tul en esta selección de trece modelos despampanantes y siéntete como Carrie, aunque solo sea un instante.