Planeta Mujer

La Vecina Rubia, Moderna de Pueblo y otras influencers nos cuentan cómo han triunfado en las redes sociales

Más allá de la instagramer arquetípica (aquella que lanza firmas de ropacatapulta tendencias y lleva una vida patrocinada), existe otro tipo de influencers que, a base de representar lo opuesto, se han erigido como las mejores autoridades de las redes sociales. Hablamos de una generación de mujeres agudas y sensacionales a las que, en la mayoría de los casos, Twitter sirvió de trampolín hacia otras plataformas, que utilizan para mejores causas –o, al menos, más divertidas–. Así, aunque reúnan los mismos seguidores que las citadas reinas del selfie, suelen preferir el anonimato y conceder la palabra a sus álter egos.

En ocasiones, se alían con las marcas, pero jamás harían publicidad encubierta. Su labor consiste en crear sinergias. Es el caso de La Vecina Rubia, que acaba de lanzar una app con Wiko, Escribir bien es de guapas, para el uso correcto del lenguaje y la ortografía a través de los smartphones. También de Moderna de Pueblo, que firma campañas para Netflix, Asos o Benefit. ¡Pero nada de posar con el producto! Mientras que la primera ha participado de forma activa en la creación de la aplicación móvil, Raquel Córcoles elabora hilarantes viñetas para la firma en cuestión, que son recibidas por sus followers con tanto entusiasmo como cualquiera de sus contenidos originales.

Laura Pato –aka Le Petit Patito– también dibuja, pero sus colaboraciones con marcas no se encuentran expuestas en su perfil de Instagram. Su popularidad en la red le procura un montón de encargos como ilustradora. También hemos hablado con Isa Calderón Peces-Barba, una youtuber de lo más atípica. Esta madrileña deja en evidencia el heteropatriarcado dominante mediante tronchantes reviews de películas. Algo similar hace Lucía Lijtmaer, aunque ella no sube vídeos a YouTube, sino que combina su labor como escritora y periodista con una cuenta de Twitter. ¿Su especialidad? La cultura pop, plagadísima, en su opinión, de ejemplos machistas. La red de los 140 caracteres es también el terreno de Señorita Puri, donde arranca una sonrisa a su audiencia a partir de cuestiones de actualidad.

¿Lo más curioso? Ninguna de ellas se considera “influencer”...