Clítoris: manual de instrucciones del órgano del placer

A menudo es considerado como la zona erógena que consigue que las mujeres alcancen el clímax. Desvelamos sus claves.

papaya
Meg Ryan en 'Cuando Harry encontró a Sally'. Fotograma:

La anatomía femenina tiene varias zonas erógenas más o menos sensibles que varían según cada mujer. De entre todas ellas, destaca el clítoris, ese pequeño órgano tan solicitado, que está principalmente compuesto de terminaciones nerviosas. Efectivamente, el clítoris tiene un papel muy importante en la excitación y en el orgasmo femenino. Es por ello que es imprescindible conocer a fondo su funcionamiento.

Descubriendo el clítoris

Cada mujer necesita conocer su cuerpo para poder definir sus deseos y obtener placer. Dependiendo de cómo estimules el ‘botón del placer’ y debido a su gran sensibilidad, puedes generar diferentes reacciones, por lo que es fundamental que conozcas bien tu clítoris. La masturbación te permitirá determinar cómo prefieres que tu pareja lo acaricie. Hay que controlar los movimientos para que el placer sea el máximo posible, movimientos que pueden combinarse fácilmente con caricias en otras zonas erógenas.

El clítoris y el cunnilingus

Muchas mujeres aprecian esta práctica sexual. El secreto del éxito del arte del cunnilingus reside en la dulzura de los labios y en la lengua de tu pareja. A diferencia de la dureza de los dedos, la sensación de calor y la textura que proporciona la lengua se distribuye por toda la zona del clítoris de manera tremendamente agradable. Hay mujeres a las que las aspiraciones y succiones más intensas del clítoris les gusta, pero a veces también pueden causar una sensación de irritación desagradable, incluso dolorosa, si la pareja se aplica con demasiado ahínco. De nuevo, y como casi siempre, todo se resume a una cuestión de gustos y preferencias.

El clítoris y las ideas preconcebidas

Para saber cómo estimular tu clítoris, es indispensable que te olvides de algunas ideas preconcebidas. En primer lugar, tienes que tener en cuenta que el placer de la mujer no (solo) es psíquico/psicológico. También depende de la estimulación del clítoris: durante los preliminares, puede ser excitado externamente y durante la penetración se puede estimular por dentro a través de la pared de la vagina. Además, el punto G está situado en la parte interna del clítoris.

Las posiciones sexuales que mejor estimulan el clítoris

Resulta obvio afirmar que la posición del misionero es todo un clásico, pero también es cierto que es la mejor posición para la estimulación del clítoris por las idas y venidas del pubis del hombre, que no para de golpear su cara externa durante la penetración. Un cojín debajo de la espalda de la mujer amplifica el placer. Las posiciones en las que la mujer le da la espalda a su pareja, como la del perro o la cuchara, permiten al hombre recurrir a la estimulación manual durante el coito.

A pesar de que el clítoris es la zona erógena por antonomasia, hay que tener cuidado cuando se acaricia y hacerlo con delicadeza. No se recomienda un contacto continuo y exclusivo del clítoris. Además, para que el placer resulte incluso mayor, es fundamental compatibilizar la atención hacia el clítoris con la atención a otras zonas erógenas de la mujer.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS