Vídeo de la semana

8 alimentos que pueden jugar un divertido papel en tu vida sexual

Si la comida y el sexo son dos de nuestros placeres más primarios, ¿por qué no combinarlos?

combinar alimentos sexo
Unsplash

La conexión entre el sexo y la comida tiene mucho sentido. Ambos son grandes placeres y actividades reconfortantes que se comparten con la pareja. De esta forma, existen numerosas maneras de incorporar diferentes alimentos y combinarlos con la vida sexual. Algunos de estos métodos suponen dar un paso más allá abandonando la rutina, y otros pueden practicarse sin salir de la zona de confort. Con este objetivo en mente, hemos reunido algunos alimentos que son excelentes para traspasar los límites de la cocina y darles la bienvenida en el dormitorio:

sushi vida sexual
Unsplash

Sushi

El nyotaimori y el nantaimori - también conocido como 'sushi corporal' - se refieren a la práctica de comer sushi o sashimi sobre un cuerpo desnudo. El primer término se refiere al cuerpo de la mujer, mientras que el segundo alude a la misma práctica, pero sobre el cuerpo de un hombre. Tradicionalmente se utilizan unas hojas de bambú para separar la comida del cuerpo. Esta costumbre japonesa que está cada vez más occidentalizada puede servir como primer paso para conectar sexo y comida en casa.

 

Uvas

Como parte de un desayuno en la cama, las uvas pueden participar en el juego erótico tanto si nos apetece comerlas al estilo de Cleopatra, como si nuestra intención es subir la temperatura varios grados de golpe. Paradójicamente, esto se consigue al congelarlas para después ponerlas en contacto con algunas zonas erógenas como los pezones.

 

Nata montada

Es deliciosa y tiene la consistencia perfecta. Al ser esponjosa y un poco pegajosa, permanece sin mucha dificultad sobre el cuerpo. Este dulce manjar se puede integrar en los juegos previos al sexo y también como herramientas de transición hacia el sexo oral, con cuidado de no introducir este postre en los genitales, ya que el azúcar podría causar infecciones.

cerezas vida sexual
Unsplash

Cerezas

Al igual que el beso que sucede al plato de spaghetti en La dama y el vagabundo, las cerezas son, posiblemente, el fruto más tradicional cuando hablamos de alimentos que pueden formar parte de las relaciones sexuales o precederlas. Es decir, todo un clásico cuando se desafía a la pareja a una prueba de besos. ¿Quién será capaz de hacer un nudo en el tallo solo con la ayuda de la lengua?

 

Sirope de chocolate

Lo más divertido que se puede hacer con este topping es utilizarlo para escribir mensajes de amor y, dado que esta fórmula gotea como la pintura, da mucho más juego para el arte corporal. Lo que no es tan divertido es la limpieza de después. Al igual que en el caso de la nata, es necesario evitar que el sirope - o el jugo de cualquier otro alimento azucarado - penetre en la vagina.

 

Trufas de chocolate

Si llevar chocolate líquido a la cama no te parece una idea demasiado seductora, las trufas de chocolate pueden ser un buen sustitutivo de este afrodisiaco. Deja que la trufa se derrita en tu boca o rompe suavemente su capa exterior antes de compartirla con tu pareja.

fresas vida sexual
Unsplash

Fresas

Se trata de un fruto compacto que, por suerte, combina perfectamente con otros alimentos de esta lista como el chocolate y la nata. Además, las fresas encajan perfectamente en el ombligo de la pareja y cumplen otro objetivo relacionado con el sexo: son ricas en vitamina C, un potente estimulante de la libido.

 

Ostras

Poseen un parecido sorprendente con cierta parte de la anatomía femenina, una consistencia muy sensual y contienen más zinc que casi cualquier otra alimento, por lo que comúnmente se relacionan con la mejora de la libido masculina al contribuir a la producción de testosterona.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo