Guía para no perder la concentración en el trabajo

Si eres de las que procrastina en la oficina (o incluso en casa) y pierda el hilo de lo que estaba haciendo con facilidad, te ayudamos a evitarlo y rendir al máximo.

Guía para no perder la concentración en el trabajo

Si (casi) siempre se te echa el tiempo encima cuanod debes realizar cualquier tarea, ya sea a la hora de entregar ese informe o proyecto que te tu jefa te había encargado o en casa rellenando esas formularios de Hacienda y eres capaz de mirar y analizar el vuelo de una mosca con tal de no hacerlo, tranquila, es más normal se lo que crees. De hecho, un nuevo estudio ha revelado que de media solemos procrastinar unos 218 minutos al día, lo que suponen unos 55 días perdidos al año en los que deberíamos haber rendido al máximo en nuestro trabajo y en nuestro día a día.

Sin embargo, para evitar que desperdicies más momentos importantes en cosas que no tienen relevancia y te centres en cumplir con tus objetivos, sea en el trabajo o fuera de él, tenemos una lista de consejos que te ayudará a rendir al máximo. ¡No la pierdas de vista!

1. Haz una lista de cosas que tienes que hacer. Planifica tus tareas, desde las más simples hasta las más complejas, y apunta los detalles que cada una de ellas conlleva. De esta manera podrás ordenarlas de mayor a menor importancia y duración y te pondrás manos a la obra. 

2. Incrementa tu eficiencia. ¿Y cómo se consigue? Planificando de forma correcta cuales son las áreas en las que, con un menor esfuerzo, obtendrás un mejor resultado. Comienza por ellas y tu rendimiento se verá recompensando. 

3. Trabaja con fechas límite. Marca el deadline de cada tarea y otórgale un tiempo máximo de realización a cada una; eso sí, márcalo sobre un 80% e intenta cumplirlo, dejando el otro 20% restante para emergencias. Si te lo fijas como meta y objetivo, lo conseguirás.

4. Elimina distracciones. Por ejemplo, contestar mensajes, escribir en redes sociales o incluso leer webs de noticias que nos interesen, y lo mismo sucede con todo aquello que nos rodee en nuestra mesa de trabajo. Recuerda que si acabas tu tarea a tiempo, tendrás tiempo de hacerlo después. 

5. Tómate un descanso. ¿De verdad creías que todo iba a ser trabajar? Está comprobado científicamente que nuestro cerebro necesita tomarse un break de vez en cuando para poder rendir al máximo. Así que ya sabes, aprovecha la hora del almuerzo a media mañana para desconectar durante unos minutos y, tras ello, ¡de vuelta al trabajo!

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS