Abdominales en el agua: la tabla de ejercicios que no se ve, pero se nota

Aprovecha el momento “piscineo” para ponerte en forma con esta tabla de ejercicios. Hay abdominales que puedes hacer en el borde de la piscina y otros, ideales mientras nadas. Nadie sabrá que estás entrenando.

abdominales agua
Unsplash

No a todo el mundo le gusta hacer ejercicio pero lo disfrutemos o no, cabe reconocer que es necesario y nuestro cuerpo lo agradece. Salir a correr, nadar, caminar durante 20 minutos o un millón de ejercicios más que realizamos a lo largo del año, hacen que podamos lucir orgullosas nuestros resultados en verano. Pero llegan los meses de playa y piscina y desaparecen de nuestras rutinas. ¿Por qué? Por el insoportable calor. Es cierto que en invierno nos quejamos por el frío y en verano por el calor. Pero para realizar cualquier tipo de deporte preferimos un clima más fresquito.

Los abdominales, por ejemplo, se pueden realizar en casa y por tanto, no hay ningún tipo de excusa para no hacerlos. Pero podemos mejorar nuestro ambiente y practicarlos en la piscina. Sí, sí incluso mientras nadamos. Piensa que el agua te permitirá levantar el peso de tu cuerpo sin movimientos bruscos. Tu postura corporal será mejor y reducirás el riesgo de lesiones. Por si fuera poco, el medio te ofrecerá resistencia por lo que la tonificación será mayor. Lo mejor de todo es que no requiere de ningún modelito específico.

abdominales en el agua
Istock

La tabla de ejercicios

  1. Elevaciones de piernas: de pie, el agua te debe llegar a la altura del cuello. Comienza con las piernas separadas a la altura de los hombros. Eleva una pierna hasta situarla en un ángulo de 90 grados. Aguanta cinco segundos y cambia de pierna.
  2. La V: a continuación vete a la parte donde no hagas pie e intenta sentarte formando con el cuerpo y las piernas una V. La cabeza y los tobillos deben quedar fuera del agua.
  3. Nadar: no pares, ahora trabajaremos en el bordillo, pero para llegar hasta ahí, ve nadando a crol apretando en todo momento el abdomen. Un truco: intenta que la cadera, espalda y hombros queden fuera del agua.
  4. Patada de la mariposa: agárrate a la escalera o al bordillo. Piernas y pies juntos. Realiza durante un minuto la patada de mariposa. Después, date la vuelta y sube las piernas y realiza durante otro minuto la bicicleta. En todo momento debes mantener el abdomen apretado.
  5. Abdominales: con los codos en el borde de la piscina y las piernas dentro del agua, eleva las piernas juntas hasta el pecho. No debes sobrepasar la línea que marcan tus caderas.
  6. Saltos: terminaremos la serie con unos saltos: salta abriendo y cerrando piernas y brazos durante un minuto. A continuación, lleva las rodillas recogidas hasta el pecho: el movimiento debe ser rápido. Por último, unos splits o zancadas debajo del agua.
  7. Burpee: aprovecha la salida de la piscina para realizar la temida sentadilla total: el burpee. Apoya las manos en el borde y trata de saltar fuera de la piscina de un salto.

 ¿Lista para empezar? Olvida definitivamente los prejuicios asociados y consigue un viente plano en un tiempo récord. Algunos métodos como el Tabata te ayudarán también a ver resultados de forma rápida y eficaz. No pierdas ni medio minuto.

CONTINÚA LEYENDO