Vídeo de la semana

Esto es todo lo que el 'toner' capilar puede hacer por tu coloración y por tu melena

Beneficios, tipos y modo de empleo de estos productos multifunción para el cabello.

tonico capilar beneficios
Imaxtree

Existe tanta variedad de productos diferentes para teñir el cabello que, en ocasiones, puede resultar verdaderamente difícil saber cuál es el que realmente necesitamos para conseguir nuestros objetivos sin la ayuda de un experto.

Sin embargo, cuando se trata simplemente de añadir un extra de brillo o de modificar de forma temporal el color de la melena, lo cierto es que, precisamente, esta variedad puede evitarnos la necesidad de acudir a la peluquería.

¿Quiénes son los responsables de obrar esta magia capilar? Los productos denominados toner o hair toners, también conocidos como tónicos capilares.

 

¿Qué es un toner?

En realidad no existe un toner como tal, sino que esta denominación se refiere a un conjunto de productos que cumplen una función similar a la de un top coat en el caso de la manicura. Es decir, estos productos se encargan de añadir brillo y color o de matizar, enfatizar o minimizar el existente al agregar una última capa superior de tratamiento.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de toners?

Este conjunto de productos para el cabello incluye a los reflejos, los baños de color o las coloraciones demi-permanentes - es decir, aquellas que depositan el pigmento sobre la cutícula del cabello sin llegar a penetrarla -, así como los champús matificantes especialmente formulados para cabellos teñidos y naturales, y que contienen pigmentos que ajustan el tono del cabello.

infuse my colour
Champú colorante Infuse My Colour Quartz que intensifica el tono del cabello teñido, aporta un tono rosa champán a los decolorados y un matiz brumoso a los oscuros. / Cortesía de la marca.

Los toners de coloración demi-permanente suelen durar entre seis y ocho semanas. En este periodo de tiempo, a pesar de que el crecimiento del cabello continua su curso natural, no se evidencia de forma llamativa la diferencia entre tonos, ya que la coloración simplemente se va desvaneciendo. Este tipo de toner funciona como una buena alternativa para quienes buscan cambiar de color con más frecuencia o probar un nuevo look sin necesidad de someterse a un tinte permanente.

De la misma forma, los champús matificantes violetas y azules han sido los últimos toners en popularizarse y ambos funcionan para mantener el color y eliminar matices de las melenas rubias y morenas, respectivamente. El violeta se encarga de reducir los tonos amarillos, asegurando siempre un rubio uniforme, mientras que el champú azul anula los tonos anaranjados y aumenta el brillo del cabello.

mascarilla maria nila
Mascarilla con pigmentos violetas de Maria Nila que hidrata y nutre el cabello rubio. / Cortesía de la marca.

Los toners son productos con beneficios múltiples

El principal motivo por el que surgen estos productos responde a la necesidad de mantener un tono de color uniforme e inalterable, sin necesidad de tener que pasar por el salón de belleza cada poco tiempo.

Además de la protección del color y de hacer que este sea más vibrante, los toners son productos que cuentan con numerosos beneficios. Su función de top coat para el cabello también se encarga de proporcionar dimensión al color, de fortalecerlo creando una barrera protectora, de añadir volumen y de sellar la cutícula para reducir la apariencia de las puntas abiertas.

 

¿Cómo se utiliza un toner de cuidado capilar?

Cada producto específico tiene sus instrucciones de uso y estas son quienes rigen su aplicación cuando los utilizamos en casa. En el caso de los productos de coloración, se recomienda siempre consultar con un especialista en caso de duda y realizar una prueba previa en un mechón de cabello oculto en la nuca para comprobar que el resultado es el deseado.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo