Marie Claire

¡Hasta aquí hemos llegado! 10 películas sobre divorcios y cómo sus protagonistas decidieron poner punto y final

Cuando el amor acaba y sentimos que no tenemos necesidad de seguir compartiendo vida y techo, comienza un proceso que no siempre se resuelve de forma amistosa. Estos títulos demuestran que hay tantas formas de afrontarlo como matrimonios rotos.

Sabemos que la línea que separa el amor del odio puede ser muy finita. De hecho, si aterrizamos esta hipotética línea a la vida real, sería más bien una sucesión de puntos o, incluso un recuadro en blanco con la indicación 'firme aquí' presente en las múltiples hojas de un acuerdo de divorcio que deben rubricar ambas partes.
Las películas que tratan el tema del divorcio, por tanto, cuentan cómo es el camino hacia la nueva normalidad de las parejas que deciden poner punto y final a un periodo de convivencia conjunta que, en ocasiones, ha dado lugar a la creación de una familia en común.
Las consecuencias del desenamoramiento y el desgaste de la convivencia han sido el caldo de cultivo perfecto para una gran cantidad de dramas, cuya producción se disparó en los años 70 y 80 tras la normalización de estas separaciones. De hecho, el gran clásico de las películas de divorcios, Kramer contra Kramer, arrasó en los Oscar de 1980, consiguiendo 5 premios importantes: película, director, actor para Dustin Hoffman, actriz secundaria para Meryl Streep y guion adaptado.
Por suerte, además de estas películas dramáticas para las que se necesita una caja de pañuelos a mano, las historias sobre divorcios también han dado lugar a multitud de tramas cómicas oscuramente divertidas, porque no hay que olvidar que estamos hablando de uno de los mayores trances por los que puede pasar una pareja y una familia, pero también de situaciones que, al cabo de los años y con las vueltas que da la vida, pueden ser desdramatizadas, recordadas y relativizadas con una sonrisa.
Hemos recopilado una lista de películas conmovedoras y cuidadosamente observadas, que se enfocan en cómo se decide empezar una nueva vida cuando el amor se rompe de tanto usarlo (o cuando después de acumular tanto polvo por no utilizarlo nada de nada, acaba por desaparecer). Tras sopesar los pros y los contras, sus personajes deciden que es hora de emprender caminos por separado, a sabiendas de que las consecuencias van a ser difíciles de asumir y soportar. Da vértigo, pero ellos ya se han lanzado.
tracking