Moda

Camden era una fiesta

Los maniquíes de Balenciaga avivan en David Gistau el impulso humanitario. En su GPS sartorial, la rue Montaigne desemboca al norte de Londres.

Siguiente